A sus 62 años de edad, tres premios Ariel, así como trabajos en el extranjero como en la cinta “Frida” junto a Salma Hayek, la primera actriz Patricia Reyes Spíndola cruza la frontera para formar parte del elenco de la serie “Fear the Walking Dead”, oportunidad que define como un regalo, aunque tiene claro dónde está su esencia.

“Sigo pensando que mi eje es México, ahí es donde yo tengo mi vida, ahí es donde hice mi carrera y estoy súper abierta a trabajar a donde me digan pero siempre regresando a mi eje.

“No todos los actores viven en Los Ángeles y si se abrieran posibilidades bienvenidas, pero siempre pensando en regresar, en ser una actriz invitada, yo aquí quisiera tener el papel de actriz invitada”, destacó con seguridad la también maestra de actuación, en entrevista para Notimex como parte de la promoción de la serie de zombies que saldrá al aire este 21 de agosto en alrededor de 20 países, de manera simultánea.

Con la actitud de una mujer experimentada, Reyes Spíndola domina con sus manos la conversación en la que destaca que casi fue por una casualidad que el papel de “Griselda Salazar” llegara a su carrera a la que espera vengan más oportunidades.

“Es como un regalo de la vida porque yo no lo busqué, no entendí incluso como fue que llegué y ahora incluso tengo agente, nunca había tenido manager a estas alturas de mi vida pero siempre hay algo nuevo”, dijo al señalar a un joven rubio que la acompaña durante la entrevista en la que también muestra el agradecimiento a su trabajo.

“Para mi fue toda una sorpresa y creo que siempre hay un momento en la vida donde te toca recoger lo que sembraste y yo tengo más de 40 años de carrera y es momento de empezar a cosechar lo que sembré sólo que nunca había sembrado por acá”, señaló la actriz, quien ha trabajado como productora y directora y que a pesar de su vasta trayectoria mantiene la humildad como carta de presentación.

“Hice cosas con muchachos de Puerto Rico y acabo de hacer la película ‘Mi Mariachi´ con un chavo que se llama Adrián Espíndola, muy jovencito y esa es la parte que te mantiene con los pies en la tierra y ver que si tu no apoyas a los jóvenes y no ayudas para que puedas tener un impulso pues no hay nada”, señaló Patricia, quien además fue la protagonista del cortometraje “La Teta de Botero” de Humberto Busto.

Ahora y tras haber permanecido por más de un mes en Hollywood, donde filmó por alrededor de 10 días su participación en la serie de AMC “Fear the Walking Dead” al lado de personalidades como Rubén Blades, Cliff Curtis y Kim Dickens, la maestra contempla al mundo latino en Estados Unidos como una fuerza que no sólo se ve en televisión.

“Me salí de mi zona de confort pero llegué a una área donde me dieron mucho confort, fueron muy cariñosos, me arroparon mucho, había mucho respeto actoral entre todos y eso fue muy bonito”, agregó con respecto a su trabajo con el equipo de la serie y fue clara al hablar de la situación de los latinos.

“No podemos siempre creer que siempre somos el cliché, los latinos somos una realidad diferente, no creo que el cliché se nos vaya a quitar porque no es un cliché, es una realidad: somos diferentes, comemos diferentes, nos vemos diferentes, nos aproximamos a las personas de manera diferente”, señaló.

Con una sonrisa y una actitud que cautivó a cada uno de los miembros de la prensa y el equipo de promoción de la serie, la actriz que se definió como “una mujer con suerte”, espera seguir trabajando en cualquier parte del mundo con el corazón en Mexico.

“Soy muy feliz, por eso me considero también muy afortunada, tengo todo lo que puede desear una mujer a los 62 años: sigo con mi profesión vigente, tengo una pareja de muchos años, tengo mis mascotas que adoro, tengo la fortuna de tener todavía a mi madre que va a cumplir 89 años y está muy bien; tengo hermanos que me quieren y que quiero.

Tengo sobrinos, no tuve hijos pero como si los tuviera, tengo uno especial que es como mi hijo y ahora es mi socio en las escuelas y somos una familia muégano de lo cual también estoy agradecida porque eso aquí no tienen y yo no dejaría a mi familia muégano por venir aquí. Esa unión que tenemos los latinos no la cambio por nada”, concluyó.