Fue en agosto de 2019 cuando Marta Guzmán por fin se decidió a romper el silencio en cuanto a su relación con Carlos Loret de Mola y su salida del noticiero Primero Noticias.

La conductora reaccionó ante la inesperada renuncia del periodista de Televisa con un: “No es ningún mártir ni le están coartando su libertad de expresión. Obtiene lo que se ha ganado por incongruente, vendido, arrastrado y no menos misógino”.

Tras la polémica que generó su tuit, un mes después, Marta contó en exclusiva para Quién que su despido del noticiero fue injustificado. Se dijo que pudo estar motivada por la mala relación de Marta con Laura G, con quien Loret mantuvo una relación extramarital.

‘Lo peor fueron los últimos dos años porque fue ahí cuando empezaron rumores muy fuertes sobre la vida personal de Carlos, por lo que nos prohibió a todos hacer algún tipo de comentario, ya sabes, tipo: ‘Ahí de ustedes que digan algo’. Si él suponía o le llegaba el chisme de que fulano o fulana dijo algo, ¡uy!, se armaba la cosa y nos reducía las participaciones o nos sacaba del aire’, nos contó.

‘Fue un final sin explicación porque no me dejaron despedirme ni dijeron por qué salí. Lo único que hicieron fue poner videos chuscos sobre mí, pero todos saben que siempre echo relajo. De mi parte como conductora del clima o mis cápsulas de ecología, nada. No me despedí del público tampoco’, añadió sobre su despido.

Ahora Marta Guzmán recordó en el programa El Mich TV, conducido por Michelle Rubalcava, que Carlos Loret la invitó a trabajar con él cuando ella vivía en Guadalajara y estaba a punto de casarse; su prometido la convenció y aceptó la oferta, pero con el tiempo, la emoción y la ilusión fueron sustituidos por el temor y la incomprensión.

“Trabajo con él y me parecía increíble. Me sigue pareciendo una persona muy inteligente, pero, la verdad, no te puedo decir que tuve un buen trato, no te puedo decir que fue una experiencia del todo grata. “Yo amaba mi trabajo, iba con toda la actitud, pero empezaron a suceder cosas. Yo creo que de repente la gente se marea ‘.

El tema escaló de nivel cuando Loret de Mola le llamó un día para regañarla. “Un día me acuerdo que yo nada más agarré el celular y me empezó a pegar de gritos. Yo venía manejando. Empezó a regañarme, ni siquiera te sé decir por qué. Eran unos gritos y unas groserías… Llegué y le dije: ‘Te voy a pedir un favor: a mí no me hables así. No me gusta que me hablen así’. Nunca se disculpó y siguió hablando de una manera terrible’, aseguró Marta.

“Luego tuve a mis hijos, él tuvo a sus hijos. Cuando tuvo una hija le dije: ‘La próxima vez que me quieras hablar así, acuérdate que tienes una hija’. Nunca hablé de esto porque sí le tuve miedo en algún momento. Una llamadita y nadie te iba a contratar; sí tenía muchísimo poder. Mas allá de eso yo decía ‘Soy una profesional, no tengo que hablar de cosas que no me van’ y eso sí me iba. Son cosas que no debemos quedarnos calladas”.

Luego del famoso tuit en el que Marta se pronunció sobre el despido de Carlos Loret de Mola de Televisa, la conductora aseguró que mucha gente le escribió para reclamarle y para asegurar que ella era alguien en la televisión gracias a Loret .

“¿Qué creen? Que no. Yo ya llevaba un rato en los medios y además éramos un equipo. ¿Así como que él me hizo? No, a parte, él es menor que yo’.

“Creo que las cosas se regresan, tanto buenas como malas. Para él sí era importante trabajar en Televisa. Que lo hayan corrido de esa empresa yo creo que si le ha de haber dolido muchísimo porque yo pienso que se creyó intocable. Hay muchas veces que la gente cree que no le va a tocar; despidió a un chorro de gente y a él le iba a tocar. A todos nos toca que nos despidan y a él le tocó. Yo dije: siempre se sintió muy seguro y muy soberbio y a ti también te pasó. El mensaje es: no sean soberbios”, finalizó.