Luis Miguel estuvo hospitalizado en Acapulco, donde fue atendido de una fractura de hombro, y testigos dicen que lo vieron casi llorar del dolor.

El cantante estuvo internado en el hospital ‘Aqua’, ubicado en la Costera Miguel Alemán, donde fue ingresado de emergencia por un accidente que sufrió, resultando con una fractura de hombro.

Según la revista TV Notas, Luis Miguel casi lloraba cuando los médicos le estaban haciendo las revisiones y estudios necesarios. También dicen que no quería de la comida que se da a los enfermos, sino que pedía platillos especiales a distintos restaurantes de Acapulco.

En la publicación, se asegura que cuando el cantante supo que la prensa ya estaba enterada de su estancia en el hospital, decidió irse al hotel donde está viviendo desde hace meses, donde finaliza su recuperación.

También se dice que Luis Miguel se ha negado a vacunarse contra el covid-19, pues al parecer es de los que piensan que las vacunas contra el coronavirus provocan daños a la salud.