PATROCINADO POR: FOTO ESTUDIO ÉLIDA
Lolita Ayala se despidió ayer de Televisa, tras 48 años de servicio a esa empresa como periodista y como conductora en los últimos 30 del noticiario vespertino de El canal de las estrellas acompañada siempre de una flor, misma que tomaba en sus manos al cerrar cada emisión.
Según comentó José Herrera, empleado de producción de Televisa, la conductora fue acompañada por su equipo de trabajo hasta la puerta de su coche, mientras caminaba lentamente y muy triste por salir de la que fue su casa durante la mitad de su vida. Según Herrera, Lolita no paró de llorar, circunstancia que se acrecentó cuando se despedía de abrazo de cada uno de sus colaboradores. Expresó palabras de agradecimiento y también de duda sobre su futuro laboral en los medios:
“¿Qué voy a hacer ahora? No tengo a dónde ir”. La salida de Lolita es parte de los cambios de Televisa, que empezaron desde junio con la salida de Brozo del aire. Ahora se va Lolita y se avecina la despedida de Joaquín López-Dóriga de El Noticiero, mas no de Televisa, y la llegada de Denisse Maerker a ese informativo, además del estreno del noticiario de Paola Rojas en Canal 2, de 6.30 a 8.00 a.m., hora que empezará la emisión que conduce Carlos Loret de Mola.
Lolita Ayala no se queda desamparada, seguramente Televisa la gratificó muy bien, pero además de eso, ella es una mujer administrada, que hizo su patrimonio para vivir muy bien y hasta con lujos, si se lo propusiera. De manera que extrañará estar en pantalla, pero de eso a quedar en la calle, para nada.
FOTO ESTUDIO ELIDA1