«Como dice el quijote, ¿acaso no te he enseñado que la realidad no es lo que aparenta? No es cierto eso, es mentira», dijo durante una conferencia de prensa en donde estuvo acompañado de su familia cuando se cumplieron las 400 funciones de El hombre de la mancha.

Sin embargo, el actor compartió que sí tienen interés por la política.

«Sí me gustaría pero ahorita no es algo que ni siquiera me hayan propuesto», explicó.

De entrarle, compartió, le gustaría comenzar desde abajo, avanzar poco a poco porque «la política es un oficio que se va aprendiendo».

«Como ciudadano he visto las injusticias en nuestro país, la desigualdad, la falta de educación, todas las cosas que nosotros vivimos, la inseguridad y si de repente me llegan a proponer y yo puedo hacer algo y está en mis manos lo voy a hacer».

Su madre, la cantante Lupita D’Alessio, bromeó respecto a dedicarse a la política pero sí esperó que haya quien haga los cambios debidos en nuestro país por un futuro mejor.

Otro de los temas de los que el actor habló fue de su deseo de ampliar la familia, y es que aunque ya son padres de cinco niños, quieren darle un hogar a un niño que no lo tenga.

«Sí, es algo que tenemos muy en mente, creo que ya lo había comentado que cuando Mateo tuviera cierta edad mi esposa y yo queremos adoptar un hijo, una persona que quizá no tenga las posibilidades y a través de nosotros darle esa posibilidad de darle un mundo mejor».

A Ernesto, radicado en Monterrey, son tres obras las que lo han hecho alejarse de su familia pero que han valido completamente la pena: Los Miserables, La dama de negro y El hombre de la Mancha. Pero si bien es un sacrificio, el texto del Quijote lo ha trastocado, y más en las líneas que dicen: Aspira hondamente la vida, piensa cómo has de vivirla, ama no lo que eres sino lo que puedes llegar a ser, no corras tras los placeres, puedes tener la desdicha de alcanzarlos».

«Son palabras que me digo a mí mismo, quizá en momentos en los que reacciono de manera incorrecta con mi esposa te prometo que se me vienen palabras del Quijote a la mente y me hacen reaccionar, despertar», dijo.

Con la conciencia de que si bien 2017 no fue el mejor año para México por los sismos, porque la economía afecta a todos, porque la inseguridad causa miedo o porque podría resultar algo ajeno, para Ernesto, acercarse a Cervantes a través del teatro no tiene nada de aburrido, al contrario.

«Se van a reír con el Sancho, van a volver a soñar, a creer, quizá encuentren un ideal en su vida, un propósito», comentó.