El pasado martes 13 se llevaría a cabo la sexta boda del programa ‘Enamorándonos’ que se transmite todos los días por Azteca 13, sin embargo, con todo listo, la novia con un hermoso vestido que había elegido, ante el juez de paz y ante millones de televidentes, el novio, Miguel Ángle Flores se rajó y salió huyendo del estudido de grabación ante la mirada incrédula de los ahí presentes, y las lágrimas desesperadas de Silvia Consuelos González.

El programa de dos horas de duración, transcurrió como lo hace habitualmente, presentando algunas parejas que están conociéndose y saliendo en citas, sin embargo, backstage se estaba preparando un gran festejo para la que sería la boda número seis del programa, en los cinco meses que lleva la productora Magda Rodríguez al frente de la emisión y antes de todo el drama, fue que la entrevistamos y ella, también estaba nerviosa.

‘Justo en esta boda el novio andaba titubeando que si se casa o no, no ha llegado, y eso nos pone nerviosos a todos, es un martes 13 que la gente dice ‘ni te cases ni te embarques’, pero esperemos romper con esa tradición, aunque fue decisión de ella hacerla este día, como para romper con la maldición, inclusive su ex pretendientes están aquí, es una boda muy deseada y muy esperada en toda la audiencia’.

Por otro lado, la productora habló sobre su trabajo de buscar contenido y comentó sobre una anécdota que recientemente sucedió en la emisión, también al aire:

‘Había una chica que nos había dicho que estaba embarazada, trajimos un aparato para hacer ultrasonidos con el fin de mostrarle el bebé al papá, que no quiere hacerse responsable , y cuando íbamos a empezar a hacer el ultrasonido, la chica dijo que mejor no, que porque su bebé tenía una malformación y no quería que lo vieran así. En fin que el médico se dio cuenta de que no había bebé; nos estuvo mintiendo durante cinco meses y aún así, la chica todavía se va de aquí y habla mal de nosotros, pero como te digo, para todo hay y finalmente, como es la vida misma, así es este programa. Yo no trato de guiar nada, dejo que la tele me sorprenda y finalmente tratamos de buscar el mejor contenido y eso nos da la magia de que la gente esté tan pegada, porque aquí no hay mentiras, hay ‘verdades aderezadas’ para que sean terriblemente buenas’, comentó Magda Rodríguez.

También entrevistamos, momentos previos al triste desenlace, a Silvia, quien estaba evidentemente feliz por este matrimonio y no sabía lo que se le esperaba: ‘Tengo 47 años, estoy aquí por el amor, creo en el amor. Estoy radiante, feliz en este día de mi boda, aunque toda mi familia me dice que estoy loca, pero yo digo que si, porque el amor te enloquece. Yo estoy totalmente enamorada, creo en él, tengo fe en él, creo que será para toda la vida y a este programa también le tengo fé, porque hoy en día es muy difícil encontrar el amor, pero hace cuatro meses que lo vi y cuando lo vi detrás de su máscara, vi que es mi todo. El vestido yo lo escogí así, fue un sueño personal y aquí me lo diseñaron tal cual lo deseaba’.

Finalmente, la tan ansiada boda no se llevó a cabo, pues ante el juez de paz el novio dijo que no poda firmar, aunque no explicó sus motivos. Sin embargo, dejó a llorando a Silvia, quien no podía dar crédito a que estaba sucediendo. Por su parte la productora trató de convencer a Miguel Ángel, aunque fue inútil.