Julio Preciado revela que ya tiene todo arreglado en cuanto a su herencia, y que sus bienes ya quedaron bien repartidos entre todos sus hijos, para así evitar problemas cuando él se vaya de este mundo.

“Yo ya arreglé todo, cada quien tiene lo suyo, a mí me vale madre lo que pase de aquí en adelante, ya hice mi parte y a cada quien lo heredé en vida, a mis hijos, y eso es lo más importante. Porque luego se arma cada relajo, porque cada quien quiere llevar agua a su molino, todo está tranquilo, yo estoy muy en paz”, comentó el cantante a Diario Basta.

Por lo pronto, Julio está recuperándose del trasplante de riñón, además de una neumonía que lo atacó hace unas semanas, de la que afortunadamente salió adelante. El intérprete también informó que aprovecha el confinamiento para descansar, y muy pronto ya prepararse para comenzar a trabajar, cuando estén dadas las condiciones.

Al respecto esto dijo de los planes que tiene para próximos conciertos con la Banda del Recodo: “Aún no sabemos cuándo, lo platicaba con Poncho (Lizárraga), cuando ya abran el estadio de futbol con gente es cuando nos van a dejar trabajar”.