Juliana Figueroa, la hija menor de Joan Sebastian, rompe el silencio y manifiesta públicamente que sus medios hermanos le han quitado lo que por derecho heredó de su padre.

La joven tiene actualmente 17 años, y es hija de Erica Alonso, con quien el cantautor estuvo casado 12 años. Ella vive en Texas junto a su madre, y auque asegura que tiene lo necesario para vivir, está dispuesta a recuperar lo que su padre le dejó: “Todo el mundo se robó todo, y todo el mundo se adueñó de las cosas que no son de ellos, y por eso tienen todo lo que tienen. Ya estoy harta de quedarme callada”.

“Los que se quedaron con todo fueron mis hermanos…tristemente a mí me da pena ser hermana de ellos por todas las cosas que están dispuestos a hacer ilegalmente”, declaró Juliana, quien sabe que su papá le heredó una casa, por la cual luchará por recuperarla, pero de manera legal: “Todo mundo sabe que era mía, yo estoy luchando de la manera correcta, lleva tiempo, yo no voy a hacer lo que los demás han hecho”.

Según ha declarado el abogado de la sucesión testamentaria, Cipriano Sotelo, los herederos de la fortuna de Joan Sebastian son todos sus hijos: José Manuel, Julián, Azalea, Joana, D’Yave y Juliana. En el caso de los hijos fallecidos del artista, Trigo y Juan Sebastián, los hijos de estos también tienen el derecho de recibir lo que le correspondía a sus padres.