Esta mañana falleció a los 90 años en Zacatecas la actriz y cantante Flor Silvestre, quien fuera una de las máximas estrellas del época de oro del cine mexicano y que también tuviera una carrera de canto exitosa.

Guillermina Jimenez Chabolla, mejor conocida como “Flor Silvestre” nació en Salamanca Guanajuato el 16 de agosto de 1930, siendo la tercera de siete hermanos. Desde pequeña, soño con ser cantante y actriz, por lo que siempre participaba en pastorelas y cualquier evento que tuviera que ver con las artes.

Teniendo 13 años de edad, llega a la Ciudad de México con toda su familia y empezando sus estudios de secundaria, una tarde su padre la lleva a un teatro a ver un mariachi, y las ganas de cantar se hicieron presentes y sin importarle el qué diran y sin el permiso de su padre y con el tema “El herradero” recibió las ovaciones del público.

Ese paso que dió, le significó la apertura de puertas de varias radiodifusoras, pero su nombre no funcionaba del todo por lo que una locutora la bautizo como “Flor Silvestre”, como homenaje a una película que Dolores del Rio estaba estrenando en aquellos años. Meses después, se hace acredora al primer lugar de un programa radiofónico de la XEW títulado “La voz de América Latina desde México” lo cual la llevó a una gira internacional con tan solo 15 años de edad.

Fue en 1950 cuando en una presentación en el aclamado “Patio” en la Ciudad de México, Emilio Azcarraga Vidaurreta la conoció y le propuso conducir un programa radiofónico, además de protagonizar 5 películas junto con 5 discos. La primer película que participó fue “primero soy mexicano” al lado de Joaquín Pardavé.

En 1951, junto a su hermana la “Prieta” linda forma un dueto y grabaron un disco con éxitos como “Lo traigo en la sangre” y “Los desvelados”.

1956 signficó un año importante para Flor, tanto en lo personal como profesional. Se había convertido en la joven que participaba en todos los programas musicales y fue este año, que por primera vez comparté créditos con el que fuera el amor de su vida, el inolvidable Antonio Aguilar en la pelícual “La huella del chacal». Un año después, vino uno de sus más grandes éxitos musicales, el tema “Cielo Rojo”.

Durante más de 40 años cantó al lado de su esposo Antonio Aguilar, sus hijos e inclusive varios de sus nietos, se convirtió en una pieza fundamental del cine y los inicios de la televisión. Su retiro empezó a hacerse visible ya en la década de los 200´s, pero aún sus ganas de sguir la hicieron hacer varias participaciones especiales en homenajes para ella y para su esposo.

SUS AMORES:

En 1949 se casó con Andrés Nieto con quien tuvo a su primer hija de nombre Dalia Inés.

EN 1953 se casa por segunda vez con el locutor y cronista taurino Francisco Rubiales, mejor conocido como Paco Malgesto y con quien tuvo dos hijos: Francisco y Marcela Rubiales. Se divorciaron 5 años después.

Pero fue Antonio Aguilar con quien vivió su más grande amor. Se casaron en 1959 por el civil y un año después nació su primer hijo Antonio. Pepe Aguilar, su segundo hijo nació 9 años después.