Allisson Lozz quien tenía una prometedora carrera, decidió alejarse del medio artístico para dedicarse a su vida familiar, a su religión y a otra profesión que la apasiona.

Allisson se mudó a Denver, Colorado, adoptando el apellido de su marido, con quien comparte sus creencias religiosas, dedicada a su familia, dejando tiempo para una afición que se ha convertido ya en un trabajo para ella: la fotografía. Y es que Allisson se especializa en tomar fotos a niños y temáticas familiares, para lo que sus hijas le sirven de modelos para promocionar su trabajo.

Allisson Lozz protagonizó exitosas telenovelas en Televisa: Alebrijes y Rebujos, Misión SOS, de corte infantil, así como otro tipo de melodramas: Al Diablo con los guapos, En nombre del amor.