Desaparecida de la vida pública desde hace tiempo, el estado de la actriz Betty Monroe ha generado alarma en los últimos días y una nueva versión aseguró que no se la está pasando nada bien.

Ya la semana pasada se habían encendido las alarmas cuando el periodista Alex Kaffie publicó una columna en El Heraldo donde aseguró que la actriz estaba desaparecida.

Según el periodista, Betty se encontraba desaparecida desde hace semanas y ni su representante había podido contactarla y tampoco lo había logrado gente de TV Azteca, que la buscaba para ofrecerle un nuevo proyecto.

“La han buscado hasta debajo de las piedras, ¡y no aparece!”, escribió Kaffie en la columna, en la que también señaló que la actriz dejaba en visto a todo aquel que la conctactaba vía WhatsApp.

Las especulaciones sobre su estado se desataron de inmediato y para acallar cualquier rumor, la actriz reapareció el pasado viernes a través de un mensaje en su cuenta de Twitter.

“Hola a todos. Estoy muy bien. Disfrutando a mi familia”, escribió en la red social junto a los hashtags «QuedateEnCasa y #SanaDistancia.

Sin embargo, sus seguidores no quedaron muy convencidos con la respuesta y le pidieron que publicara un video para demostrar que se encuentra bien.

Y es que, por ejemplo, a través de redes sociales Betty apenas ha hecho publicaciones en los últimos meses.

Antes de su más reciente mensaje, Monroe había tuiteado a finales de julio de 2019 y en su cuenta de Instagram la última publicación data de junio del año pasado.

En su número de esta semana, la revista TV Notas publicó un artículo en el que asegura que Betty se la pasa encerrada y deprimida.

La revista consultó a una amiga cercana de Betty, quien comentó que la actriz no se la está pasando nada bien, pues viene arrastrando problemas emocionales desde el robo y secuestro exprés que vivió en su casa en 2018.

Como se recordará, en octubre de ese año, un hombre ingresó a la casa de la actriz para robar objetos de valor y salió del lugar en un Jeep en el que Betty fue maniatada y secuestrada.

Horas después el sujeto abandonó el vehículo en la colonia Ciudad de los Deportes, a unos 9 kilómetros de distancia del lugar donde vive la actriz.

Monroe fue atendida por una crisis nerviosa y más tarde escribió en Twitter: “Amigos, hoy fue un día muy difícil para mí. Gracias a Dios ya me encuentro en mi casa, con mi familia. Estoy muy triste por lo que me pasó. Gracias a todos por sus palabras y cariño”.

Ahora, según la reciente versión sobre su estado, Monroe sigue en terapia por aquel incidente y presenta problemas de depresión y ansiedad. Además -según la fuente citada por la revista- Betty ha desarrollado un gran miedo a salir a la calle y estar en lugares con muchas personas, por lo que se ha vuelto ermitaña.

Y si eso no fuera suficiente, la actriz también enfrentó problemas amorosos el año pasado, porque -supuestamente- estaba saliendo con un político de Puebla que le mintió, pues resultó que tenía novia y estaba comprometido.

“Este tipo le rompió el corazón y Betty se sumió en la depresión porque cuando sentía que veía un poco de luz en su vida, el mundo otra vez se le venía abajo”, explicó.

Según la amiga, Betty ha batallado incluso con su imagen, los kilos de más y la falta de trabajo.

«La ansiedad le provoca comer mucho y gana kilos con mucha facilidad… Betty sufrió una crisis mental, no hay otra forma de explicarlo. Estaba tan mal, que una vez nos dijo: ‘Me siento sola, deprimida, con el corazón roto, sin dinero y desesperada porque nadie me ofrece trabajo en nada”.

De acuerdo con la misma versión, Betty ahora está alterada también por la pandemia de COVID-19 y teme que le pase algo a ella y a sus hijos.

Al parecer, los padres de los pequeños no estarían al tanto de lo que ocurre a nivel emocional con la actriz.

Por ahora, después de ese mensaje en donde dijo estar bien, Betty no ha hecho más publicaciones en redes sociales.