Dulce reapareció públicamente para defenderse de los señalamientos de Jaime Sánchez Rosaldo, padre de Alessandra Rosaldo, quien la acusa de haber incumplido un contrato laboral que tenía con ella como representante.

De acuerdo a la versión de Rosaldo, la cantante se quedó con más de 3 millones de pesos que una empresa le dio por adelantado para realizar algunas presentaciones, mismas que fueron canceladas por la pandemia.

Por su parte, la intérprete aseguró: “le firmé un contrato, y como él incumplió se le canceló su contrato, pero con una notificación, dándole los motivos y todo, pero el señor insiste en que ese contrato vale, entonces como no nos ponemos de acuerdo, pues mejor que sean las leyes las que deciden si ese contrato vale o no… si yo le tengo que regresar su dinero o no”.

Asegurando que el suegro de Eugenio Derbez se quiere dar a conocer a través de este escándalo, la cantante puntualizó: “yo si tengo un nombre que cuidar, una imagen que cuidar, y esa imagen y ese nombre él no lo va a empañar”.

Finalmente, la artista dejó entrever que la relación de Sánchez Rosaldo con Alessandra no es la mejor en el terreno profesional. “Se habla que hasta con su hija tuvo problemas, él no es representante de su hija, por ejemplo, ¡qué raro no!… si mi padre fuera representante, yo no tendría otro que no fuera mi papá, ¡qué mejor confianza!, quién me va a cuidar mejor, no te dice algún parajito que ¡qué raro que su papá no la maneje!”.