Tremendo susto se llevó el atleta y participante de Exatlón, Ernesto Cázares cuando detenido por varios miembros de la policía en el estado de Veracruz, aunque todo se trató de una confusión.

Los hechos ocurrieron la noche de ayer, cuando Cázares se encontraba en un establecimiento de comida, junto a sus hermanos y varios oficiales los sacaron del lugar para interrogarlos y hacerles una exhaustiva revisión; pues se encontraban buscando a un sospechoso de robo, con sus mismas características.

Ernesto documentó absolutamente toda la situación en un video que subió a sus redes sociales, donde se le puede escuchar muy molesto por el trato que las autoridades le dieron a él y a sus amigos: »Banda, llegaron, estábamos sentados y fue así como: ‘a ver sálganse acá de volada», dijo el jarocho.

En el extenso clip, de varios minutos de duración, también se puede ver tanto a los oficiales como a algunos soldados pidiendo las identificaciones y las pertenencias de los jóvenes, mientras les piden que se descubran y pongan sus manos en la nuca.

Ernesto, ya bastante alterado aseguró que aunque él no había hecho nada y estaba cooperando con los oficiales, no estaba conforme con esta situación: »Me dijeron que por mis características y no se qué, llegan y me toman una foto como si yo fuera el culpable de algo. Estoy temblando porque nunca me había pasado esto».

Momentos más tarde, y ya relajados, el atleta contó toda su versión a sus seguidores, en un nuevo video en el que incluso bromeó con algunos de los empleados del local en el que se encontraba. Ernesto relató que había sido confundido con un presunto asaltante, pues los oficiales recibieron un reporte de una persona muy parecida a él y que para colmo traía un coche del mismo modelo que el suyo.

Por suerte, todo quedó en una muy desafortunada casualidad y tanto él como sus hermanos fueron puestos en libertad, eso sí no sin antes asegurar que esta situación le dejó una gran experiencia: »Yo no siquiera me sentí intocable, pero el que nada debe, nada teme», finalizó.