Daniela Castro y su esposo, el empresario Gustavo Díaz Ordaz, sufrieron un robo en su propia casa por uno de sus escoltas, Jorge Martínez Núñez, quien se llevó un paquete con 6 millones de pesos el jueves 18 de febrero luego del despido de su novia.

Una persona cercana a la pareja nos contó los detalles del maltrato que sufren los empleados de la familia por parte de Daniela Castro, a quien tachan de despectiva, altanera y grosera.
 
-¿El escolta era de confianza?
“Llevaba cinco años con ellos, y para que un trabajador les dure tanto está difícil. En su casa trabajan 11 personas, seis escoltas, tres nanas, una cocinera y un mozo. De hecho, Jorge no se fugó solo, se fue con una chava a la que despidieron dos días antes del robo porque Daniela supo que era novia de Jorge Martínez».
-Es un problema muy fuerte para que sea sólo por el despedido de Leslie Hernández, ¿no crees? 
«Bueno, déjame decirte que también otras cosas que provocaron que Jorge haya hecho eso, ¡como la forma de ser de Daniela! Por ejemplo, Daniela y Gustavo viven muy cerca de una tiendade autoservicio, por lo que a todos sus empleados los mandan caminando por cosas que necesitan de la despensa. Les dice: ‘Ni pienses que te voy a prestar mis coches para que te andes paseando’, por eso todos se van caminando».
Nos contaron: «Es una mujer prepotente, despectiva, altanera, grosera, cínica, que disfruta ofendiendo y haciendo menos a quienes trabajan con ella. Es tan mala, que ninguno de sus empleados le dura. Incluso, las agencias donde contrata a su personal ya no saben qué hacer con Daniela».