A sólo cuatro días de haberse estrenado, TV Azteca decidió retirar de su programación la serie 1000 formas de amar, que transmitía por Azteca 13, debido a los bajos resultados en audiencia, obtenidos desde su estreno, informó personal cercano a la producción.

La idea original, dijo Rafa Urióstegui el día de la presentación, era contar con 100 horas con posibilidad a aumentar.

La televisora, que competía con el melodrama Mi marido tiene familia de Televisa, cubrió el espacio vacío transmitiendo dos programas seguidos de Mujeres rompiendo silencio, que se extendió de las 19:30 a las 21:30 horas.

El programa unitario abordaba las relaciones humanas desde un punto de vista con humor; la sexualidad en sus distintas expresiones: parejas gay y swingers, entre otros, eran algunos temas a tratar.

1000 formas de amar tuvo la participación de Mauricio Islas, en lo que era su regreso a la televisora del Ajusco, y jóvenes de CEFAT (Centro de Formación de Actores para la Televisión). También estuvieron contemplados actores como Ana La Salvia, Cinthia Vázquez y Pedro Sicard, todos bajo la dirección de Urióstegui.

Pendiente de la respuesta del espectador, la televisora prefirió remover de inmediato el show en la misma semana.

El formato, había dicho en su momento su director, no buscaba más que entretener.

«No puedes pasar esa línea, no puedes cruzar esa línea porque es muy peligrosa y se te puede ir de las manos, eso lo platicamos mucho con los escritores. Siempre hay que respetar» dijo Rafael Uriostegui.