El escándalo de Julión Ál­varez, supuestamente relacionado con el ca­po del narcotráfico Raúl Flores y con lavado de dinero, afecta seriamente su carrera, porque la venta de sus discos ha baja­do, al grado que las tiendas es­tán haciendo un 30 por cien­to de descuento para estimu­lar la demanda, como es el caso de Mixup, que sacó al mercado el álbum Ni diablo ni santo a 117 pesos y ya lo reetiquetó en $93.

Y por parte de los empresa­rios, no se la quieren jugar en contratarlo, por temor a ser investigados por el Departamen­to del Tesoro de Estados Uni­dos, salvo las fechas convenidas con anticipación, como la de es­te próximo 26 de agosto en San Luis Potosí, por citar una.

No es que se haya girado una instrucción precisa a todos los empresarios del país, sino que se da por entendido que mien­tras el caso de Julión no quede plenamente resuelto, hasta en­tonces podrán los interesados llamarlo para hacer shows.

A esto se le suma que hace unos días plataformas digita­les como Spotify YouTube sacaron su música y videos de sus repertorios. Por lo pronto, solo puede escucharse su música en alguna recopilación o duetos que haya hecho el intérprete.