SYLVESTER STALLONE: ‘¡ALTO O MI MADRE DISPARA!’

Solo con oír el nombre de la película a Stallone (1946, Nueva York) se le debería haber encendido una bombilla de aviso que le dijera alto y claro “¡No lo hagas!”, pero se dejó llevar por su competencia con Schwarzenegger, quien le hizo creer que quería protagonizarla él. Así que Stallone se embarcó en la que ha definido como “la peor película que ha protagonizado”. Aunque el actor se lo toma con humor: “Si quieres que alguien confiese un asesinato, haz que se siente y ponle esa película. Confesará lo que sea después de quince minutos”.

CLARK GABLE: ‘LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ’

Clark Gable (1901, Ohio) no consentía que se considerase ‘Lo que el viento se llevó’ (1936) como un hito en su carrera ya que creía que era una “película para mujeres”. El actor, que antes de ‘Lo que el viento se llevó’ ya había ganado un Oscar por ‘Sucedió una noche’ (1934), estuvo a punto de abandonar el rodaje y a su personaje Rhett Butlet porque no quería aparecer en escena llorando. Finalmente la actriz Olivia de Havilland le convenció. La cinta sigue siendo, considerando la inflación, el mayor éxito en taquilla de la historia.

JESSICA ALBA: ‘LOS CUATRO FANTÁSTICOS Y SILVER SURFER’

Jessica Alba (1981, California) ha denominado su participación en esta película -la segunda de la saga en la que participaba- como “el momento más bajo de su carrera” y llegó a afirmar que se planteó dejar su carrera en el cine después de este papel y del sonoro fracaso que obtuvo por parte de la crítica y de la taquilla. No fue así pero tampoco es que la actriz se encuentre en un momento de esplendor interpretativo que digamos.

KATHERINE HEIGL: ‘LÍO EMBARAZOSO’

“La película era un poco sexista. Pinta a la mujer como una arpía estirada sin sentido del humor y al hombre como seres adorables, torpes y divertidos”, explicó la actriz Katherine Heigl (1978, Washington) que, todo hay que decirlo, tiene fama de ser muy difícil y de quejarse constantemente sobre las condiciones de las producciones que rueda. Desde luego, el resto de sus películas no han sido feministas precisamente.

SHIA LABEOUF: ‘TRANSFORMERS’

El actor Shia LaBeouf (1986, Los Ángeles) no pasará a la historia por su amabilidad ni su actitud políticamente correcta. Buena cuenta de ello es que el protagonista de ‘Transformers’ reconoció que odiaba la segunda película de la saga… justo cuando acababa de firmar por la tercera. Y por si había dudas, cuando a finales de 2015 hizo una ‘performance’ en la que se grabó durante tres días viendo sus películas, se pasó todo el metraje de las tres cintas haciendo aspavientos, tapándose los ojos y poniendo caras de hastío y aburrimiento. Shia LaBeouf en todo su esplendor, no hay duda.

MARK WAHLBERG: ‘EL INCIDENTE’

En descargo de Mark Wahlberg (1971, Boston) habría que decir que, aunque descendente, la trayectoria del director de ‘El Incidente’ (2008), M. Night Shyamalan, podía hacerle albergar algún tipo de esperanza sobre la película, pero tanto Wahlberg como todos los que esperaron algo de esta cinta se equivocaron. “Es lo que es. Árboles, hombre, plantas. Pero no me puedes culpar por querer interpretar a un profesor de ciencias”, se disculpaba el actor con cierto humor.

CHRISTOPHER PLUMMER: ‘SONRISAS Y LÁGRIMAS’

“La película era horrible, sentimental y empalagosa”, aseguraba Plummer (1929, Ontario, Canadá) a pesar de que la cinta que protagonizaba junto a Julie Andrews se llevó cinco Oscars, incluido el de mejor película. Además, al actor, que interpretaba al capitán Von Trapp, no le sentó nada bien que su voz fuera sustituida en las secuencias musicales.