Gabriel Soto, con mucha honestidad revela que ante los momentos complicados que ha venido enfrentando con respecto a los rumores que lo señalaban como el presunto padre del hijo de Marjorie de Sousa, y el divorcio inminente que está viviendo con la madre de sus hijas, Geraldine Bazán, la tristeza y la depresión han estado presentes.

“No sé si es depresión o si estuve a punto de caer, lo que si siento es que me he puesto muy triste, claro que he llorado, sufrido y he caído porque esto no fue fácil, de hecho sigue siendo complicado, pero sí creo que el sufrimiento humano te hace crecer y a pesar de que he cargado con tantas acusaciones, emocionalmente la he pasado muy mal”.

Gabriel Soto actualmente está en una telenovela con un título muy sugestivo, cuando él coincidió ocasionalmente con las Marjorie de Sousa en las playas de Acapulco, en un descanso de la obra ¿Porque los hombres aman a las cabronas?, pero ya se comprobó que si cayó en la tentación, porque las horas de angustia que vivió esperando el resultado de la prueba ADN, revela que sí hubo algo con Marjorie, porque de otra manera no se preocuparía por los resultados de estos exámenes.

Lo entreviste por teléfono en un break de Caer en tentación en el que hace el personaje de Damián, y agregó lo siguiente:

“Ya estoy viendo la luz, veo que la difamación se ha estado frenando estos días porque ya se sabe que todo fue mentira y espero que esto de un giro a mi vida, porque estoy cansado de que por estas mentiras he perdido cosas como mi matrimonio”.

Le pregunté al actor que si luego de la aclaración de la prueba de ADN, piensa recuperar su matrimonio y contestó de la siguiente manera:

“La historia del hijo de Marjorie me vino a traer problemas en mi matrimonio y finalmente todo esto nos llevó a un momento en dónde tener una relación sana era insostenible. No vamos a regresar, han pasado muchas cosas que no podrían, es mejor tener una buena relación que un mal matrimonio, porque la fractura existe entre nosotros. Mis hijas saben que papá y mamá están separados y lo han entendido muy bien”.

El protagonista de Caer en tentación me comentó que fue muy difícil la espera de estos resultados y que le causó inquietud y desasosiego durante las escenas de la telenovela que está protagonizando, al grado que tenía que parar para reflexionar y tomar impulso en la actuación de sus diálogos, y él lo comenta así: “Me costaba mucho concentrarme, desengancharme de lo que estaba viviendo en mi casa cada vez que sacaban notas de mí. Cansa, te pone triste, te derrumba y ahora dicen que ando con Irina y quiero señalar que ella sólo es mi amiga”.