El cantante de rap acaba de estrenar un documental en el que revela muchos de los secretos de su pasado a sus 40 años. En el filme, confesó que por abusar de las drogas estuvo al borde de la muerte por una sobredosis; compartió secretos que a pesar de que se sabía que había estado en rehabilitación en el año 2005 por su adicción a los antidepresivos, se desconocían los detalles sobre la etapa difícil por la que pasó. El rapero llegó a tomar de 10 a 20 pastillas diarias de «vicodin», un fuerte antidepcto a los analgésicos, ya que aseguró que tomarlos representaba un profundo alivio para los innumerables problemas que habitaban su mente. «Si hubiera llegado dos horas después al hospital hubiera muerto; mis órganos se estaban debilitando, mi hígado, mis riñones, todo. Estuvieron a punto de hacerme diálisis porque creían que no lo lograría», contó. Una vez que salió del hospital, su vida aún continuaba siendo un desastre, ya que pasó más de tres semanas sin poder dormir, pensando en que probablemente moriría y que no estaría ahí para sus hijos.