Lo que no dijo es que estuvo hospitalizada una vez más con un serio cuadro de desnutrición que le causó desmayos, todo a causa de los trastornos alimentarios que padece desde hace tiempo.

El diario Basta! reportó que el martes 25 de junio Eiza fue trasladada al hospital de emergencia y que permaneció internada durante cuatro días. Quienes la acompañaron fueron su madre, su novio y sus amigas, y la alta médica ocurrió hasta que la actriz pudo sostenerse sobre sus pies sin perder la conciencia. Los médicos recomendaron tratamiento psicológico para atender la bulimia de Eiza, pero no pudieron hacer nada para retenerla en el hospital, así que la dejaron salir.

Si la joven continúa provocándose el vómito para adelgazar, corre el riesgo de sufrir desnutrición extrema y hasta pondría en riesgo su vida.

SE DEDICARÁ A SU FAMILIA

La misma Eiza publicó en su cuenta de Twitter que está tomando terapia: «Definitivamente cuando me case y tenga hijos me voy a dedicar al 100% a mis hijos y familia #asilascosas #analizando #terapia».

Es decir, Eiza está consciente del origen de sus males. Y por lo que dice, el que su madre y padre trabajaran y la dejaran sola, sin atenciones, le ha dolido y es parte de lo que tiene que superar, de ahí que no quiere que sus hijos vivan su misma situación.