El cantante Camilo Sesto fue condenado a pagar 80 mil euros al productor argentino Freddy Funes por no actuar en dos conciertos que tenían firmados en Panamá y El Salvador. Funes pedía al cantautor español 373 mil euros aunque después de cierto tiempo, ambos se enfrentaron a puerta cerrada por petición de Camilo, en el Juzgado de Primera Instancia Número 2 de Madrid.