La producción de La voz…México se encuentra alarmada a causa del deteriorado estado de salud que presenta Alejandra Guzmán, quien será uno de los coaches de la tercera temporada, ya que necesita de cuidados especiales para participar en el programa.

La cantante aún sufre los estragos y secuelas derivadas de la operación estética mal realizada hace casi cuatro años, por la cual estuvo un largo tiempo en un hospital en donde los médicos batallaron para retirar la sustancia tóxica que le generó el problema en espalda y los glúteos.

Recientemente, la intérprete acudió al llamado que tuvo en los foros de Televisa para realizar la grabación de los promocionales del reality y aunque se hizo presente su profesionalismo y entusiasmo, los problemas que la aquejan opacaron su disposición para trabajar.

De acuerdo con fuentes al interior de la producción, era evidente que apenas podía caminar, ya que luego de un corto tiempo de pie, cojeaba constantemente, al grado de pedir que la apoyaran con una silla cercana para descansar.

Tal y como lo había previsto en su momento el doctor Raúl López Infante, quien la trató al principio del problema, Alejandra aún padece una respuesta inflamatoria al tratamiento, que el cuerpo tiene que hacer para asimilar o deshacerse de una sustancia tóxica.

Los remanentes del plástico que se inyectó le ocasionan fuertes dolores, por lo que durante las horas en las que se grabó los promocionales, Guzmán pidió ayuda porque se cansaba muy pronto y no soportaba estar mucho tiempo de pie. Se prevé que tenga que hacer uso de una silla de ruedas durante el programa.