NUEVO LAREDO.-Dos mujeres guatemalteca que pretendieron ingresar sin documentos a Estados Unidos, luego de que en su viaje fueron extorsionadas por integrantes del grupo criminal Mara Salvatrucha y de otras organizaciones delictivas, así como por policías federales y militares mexicanos, fueron repelidas a patadas y empujones por un agente de la Patrulla Fronteriza cuando estaban sobre una balsa a punto de ingresar a territorio estadunidense. Sin embargo, finalmente pudieron cruzar.

Marlen Mariela Vicente Recinas, de 19 años de edad, cruzó desde su natal Guatemala hasta la frontera sur de Estados Unidos con su hijo Esvin Alexander, de tres meses, junto con su compatriota Deslin Ninete Isales Ramos, de 20 años, quien viajó con su hijo Eduardo, de un año y siete meses.

El gobierno de México debe frenar a sus autoridades; desde que entramos al país, en todos los retenes nos extorsionaban, desde 100 pesos a 500 pesos por persona, eran igual policías federales y soldados, narró Marlen Mariela en entrevista.

Dijo que al igual que Deslin Ninete, salió de su patria huyendo de la violencia, de la pobreza, de no tener ni para comer. Con temor a ser violadas, secuestradas o asesinadas, viajaron en autobús unos tramos, otros en el tren al que llaman La Bestia, sobre el cual mareros les cobraron renta.

Marlen Mariela aseguró que lo primero que escuchó cuando la obligaron a bajar de un autobús ante un retén de policías federales fue “móchate con la feria”. Les dije que cuál feria, y sólo me dijeron que pensara en mi hijo, que si no les daba dinero me iban a regresar. Conseguimos (100 pesos) con otros pasajeros y nos dejaron pasar.

Agregó que ya en Reynosa, las dos mujeres y sus hijos cruzaron el río Bravo hacia el lado estadunidense en una lancha inflable. Entonces un agente de la Patrulla Fronteriza no nos quería agarrar, nos aventaba de regreso, nos empujaba con los pies, le pegaba a la balsa para que nos llevara de regreso.

Recordó que le suplicó al agente fronterizo que nos ayudara, que tuviera compasión, si no de mí, de mi hijo, que era un bebé, que lo ayudara a él; fue así como jaló al niño y luego a mí, y así cruzamos.

Las dos madres migrantes fueron detenidas el sábado anterior en el área del valle de Texas y un día después fueron liberadas y llevadas a Laredo, Texas, donde esperan dinero de sus parientes para dirigirse a Maryland, donde en 30 días deberán presentarse ante un juez de migración.

En tanto, el director de Protección Civil y Bomberos de Nuevo Laredo, Juan Ulises Ochoa Correa, dio a conocer que ante la alta cantidad de mexicanos que desde el pasado fin de semana empezaron a llegar a la ciudad procedentes de Estados Unidos por las vacaciones de verano, las autoridades a su cargo implementan un operativoespecial para brindar servicios de auxilio e informativos.

Comentó que se destinaron 40 elementos para dicho operativo, que se realiza en el Centro de Importación e Internación Temporal de Vehículos (CIITEV) y en el kilómetro 26 de la carretera Nacional.

Comentó que en las acciones operan dos unidades de los Ángeles Azules de Protección Civil y Bomberos, que ofrecen servicio mecánico. Ochoa Correa apuntó que en lo que resta de la temporada vacacional, el ayuntamiento de Nuevo Laredo destinará 15 elementos y tres unidades motrices; una patrulla realizará recorridos desde el bulevar Luis Donaldo Colosio hasta el kilómetro 26 de la carretera Nacional, otra se localizará en el CIITEV, y la tercera operará en la antigua plataforma de exportación local.

ejb