Coahuila.- Una tolvanera extraordinaria oscureció este miércoles el cielo en los municipios de Durango y Coahuila, en la Comarca Lagunera, creando una muralla de polvo de varios metros de altura que recorrió casi 200 kilómetros en cuatro horas, con remolinos en su interior que giraban a 74 kilómetros por hora.

José Abad Calderón, meteorólogo de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) en La Laguna, indicó que el fenómeno, que comenzó alrededor de las 10:30 horas y concluyó casi a las 14:30, abarcó en Coahuila los municipios de Torreón, Matamoros, Francisco I. Madero y Viesca, y en Durango pasó por Gómez Palacio, Lerdo, Cuencamé, Peñón Blanco, Pánuco de Coronado y la capital del estado.

Calderón aclaró que la tolvanera no fue producto de los polvos del Sahara que el martes llegaron al sureste de México y a Centroamérica, sino que fue un fenómeno común en el territorio lagunero, aunque de intensidad anormal, y derrumbó decenas de árboles y postes en los municipios conurbados de Torreón, Gómez Palacio y Lerdo, donde dejó 18 cortes de energía.

Se trata de una inestabilidad atmosférica combinada con vientos y precipitación, dijo a su vez Víctor Hugo Randeles, jefe del Departamento de Meteorología e Hidrología de la Conagua en Durango. Comentó que ésta fue la primera vez que se registra en el estado una tolvanera que avanza más de 200 kilómetros, con vientos sostenidos de 50 a 79 kilómetros por hora.

La polvareda, que no causó daños mayores, ingresó a La Laguna por el municipio de Lerdo y obligó a la gente a resguardarse más de una hora en un auditorio municipal, para evitar los materiales que los vientos arrastraban.

Galería