Los empresarios que cooperaron con la compra de cachitos para el sorteo especial 235 realizado el 15 de septiembre tuvieron buena mano y le pegaron al gordo.

De acuerdo con el reporte final de la rifa del costo del avión presidencial, dado a conocer ayer por la Lotería Nacional (Lotenal), los 100 boletos que obtuvieron premios por 20 millones de pesos se repartieron de la siguiente manera: 42 corresponden a los que fueron adquiridos de manera altruista por empresarios, otros 16 fueron de los vendidos por la Lotenal, 13 más fueron repartidos por el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) y otros cinco fueron de los adquiridos por diversos sindicatos.

Los 24 billetes ganadores restantes no lograron venderse, por lo que el Insabi usará el dinero del premio de esos boletos para la compra de equipos e insumos médicos.

En total se vendieron cuatro millones 685 mil 800 cachitos, que representan 78.09% de los seis millones de billetes emitidos. Por este concepto el gobierno federal obtuvo dos mil 342 millones 900 mil pesos.

En una cena realizada en Palacio Nacional el pasado 12 de febrero, un grupo de empresarios se comprometió con el presidente Andrés Manuel López Obrador a comprar billetes y de esa manera ayudar a recabar recursos para la compra de equipo médico.

De acuerdo con el titular del Ejecutivo, el compromiso alcanzado ese día con alrededor de 75 empresarios fue que adquirieran casi tres millones de boletos, lo que se traduciría en alrededor de mil 500 millones de pesos.

Ayer, en su conferencia de prensa matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador adelantó la posibilidad de realizar otro sorteo.

“Estamos pensando que para el año próximo vamos a hacer uno también así, muy grande, muy grande, también con los propósitos por los que se creó la Lotería Nacional, es beneficencia pública, pero ya se había utilizado esa institución con otros propósitos”, dijo.

“En el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, ahí constantemente se tienen ranchos, se obtienen residencias, bienes, aviones, yates, alhajas, todo esto que se viene subastando, pero se puede hacer un paquete considerable”, añadió al calificar de “éxito” la rifa del costo del avión presidencial.

BENEFICIADOS

Un total de 13 hospitales ganaron su respectivo premio de 20 millones de pesos. Seis de ellos son de servicios estatales, tres del IMSS, dos del ISSSTE y dos más de la Defensa Nacional.

A detalle, se trata de los siguientes nosocomios: Hospital General de Jojutla, Morelos; Hospital General de Huixtla, Chiapas; Hospital General de Boca del Río, Veracruz; Hospital Integral de San Ignacio, Sinaloa; Hospital Comunitario San Diego de La Unión, Guanajuato; Hospital General Bicentenario, Tejupilco, Estado de México.

Del IMSS son el Hospital General de Zona número 1, en Tepic, Nayarit; el Hospital General Regional número 220 de Toluca, Edomex, y el Hospital General Regional número 1 en Charo, Michoacán.

Los ganones por parte del ISSSTE fueron una unidad en Tampico, Tamaulipas y otra en Fresnillo, Zacatecas.

Del lado de la Sedena también hubo premiados: el Hospital Militar Regional de Torreón, Coahuila y el Hospital Militar de Zona en Ixcotel, Oaxaca.

Las escuelas que le pegaron al gordo son la José María Morelos y Pavón, de Ocosingo, Chiapas; la Sor Juana Inés de la Cruz, en Guadalupe, Puebla; el preescolar comunitario de Aramberri, Nuevo León; la escuela Vicente Guerrero, en Coxquihui, Veracruz; una telesecundaria en Candelaria Loxicha, Oaxaca; la escuela Manuel Pozos de Xochiapulco, Puebla; la Gregorio Torres Quintero de Los Reyes, Veracruz, y la primaria comunitaria indígena de Quiaptepec en Zoquitlán, Puebla.