Los 32 institutos locales, tribunales electorales locales y el financiamiento público de partidos locales cuestan al Estado 8 mil millones de pesos, recursos que tendría que erogar la Federación para su sostenimiento mientras inicia el proceso de desaparición de estos organismos, en caso de que el Congreso apruebe la creación del Instituto Nacional de Elecciones (INE) que sustituya al IFE.

Esta cifra no toma en cuenta los recursos que se necesitarían para liquidar a más de 15 mil trabajadores, tan sólo de los institutos locales, que se calcula, laboran en esos organismos.

Si en 2014 iniciaran la transición con miras a que el IFE se constituyera en un INE, en agosto, tendrían que presupuestarse los recursos que recibe el IFE, alrededor de 11 mil millones ya con financiamiento a partidos a nivel federal, más 4 mil 888 que cuestan los institutos locales y 2 mil millones de recursos públicos que se otorgan en las entidades a los partidos locales.

En tanto, los tribunales en las entidades significan erogaciones para sus respectivos estados que suman 976.2 millones de pesos.