Ciudad de México— El Gobierno de México acusó a Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad Pública, de “robar” 250 millones de dólares del erario y ocultar el dinero en cuentas bancarias en Barbados y Estados Unidos, pero no cuando era funcionario, sino durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Lo anterior, según la demanda civil presentada el martes por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) ante la Corte del Onceavo Distrito Judicial de Miami-Dade, contra ocho personas físicas y 39 personas morales, con la que busca recuperar dicha cantidad.

La demanda incluye, además de García Luna, al ex subsecretario de Tecnologías de la Información de la SSP, José Francisco Niembro González y su esposa Martha Nieto Guerrero; a la esposa de García Luna, Linda Cristina Pereyra, y a sus socios y supuestos prestanombres, los empresarios Mauricio Weinberg López, Jonathan Weinberg Pinto, Sylvia Pinto de Weinberg y Natan Wancier Taub.

“Comenzando en 2012, y continuando al menos hasta 2018, el demandado García Luna y personas actuando bajo su dirección, ilegalmente obtuvieron al menos 250 millones de dólares del Gobierno de México, mediante un complicado esquema de contrataciones públicas ilegales, y transfirieron esos fondos a los Estados Unidos y otros lugares”, dice la demanda.

“Los fondos ilegalmente tomados del Gobierno de México fueron usados para construir un imperio de lavado de dinero que incluye al menos treinta empresas localizadas principalmente en Florida, al menos treinta inmuebles, múltiples automóviles y navíos, y fondos sustanciales en cuentas bancarias”, agrega.

La demanda detalla, por ejemplo, treinta transferencias a partir de noviembre de 2015 al Occidental Bank en Bridgetown, Barbados, que sumaron 160.7 millones de dólares y se originaron en pagos del Gobierno de México.

Casi todas las transferencias fueron a la empresa Nunvav, con sede en Panamá, que recibió el dinero de los contratos con el Gobierno, pero los dos últimos depósitos en Barbados, realizados el 18 de diciembre de 2019 por 12.9 millones de dólares, fueron para Gull Holding Enterprises, empresa creada por Alexis Weinberg y Natan Wancier.

Los departamentos motivo de la demanda se ubican en desarrollos como Icon Brickell, Peninsula Aventura y Jade Ocean, pero doce de ellos ya no son de las entidades vinculadas con García Luna, sino que fueron vendidos a terceras personas por un total de 17.2 millones de dólares, varios de ellos en 2020 y 2021.

Se mencionan también 25 vehículos, incluidos un Ferrari California, un Ferrari Spider, un Lamborghini Huracán, un Lamborghini Gallardo, un Rolls Royce Ghost, un Bentley GTC y un Maserati Levante, todos comprados por la familia Weinberg.

Niembro González, en tanto, es demandado por un departamento en el condominio Bellini Williams Island, adquirido en octubre de 2013 por 1.2 millones de dólares, y puesto a nombre de su esposa en 2017.