México (Agencias).- Por los gasolinazos, está en juego la gobernabilidad del país, alertó la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), tras la reunión que sostuvo con el titular de Hacienda, José Antonio Meade Kuribreña.

“Hay preocupación por la violencia que hay en muchos lugares y por la provocación que hemos visto en varios puntos del país”, puntualizó el presidente de la Conago, Graco Ramírez Garrido Abreu.

Dijo que las comisiones de Hacienda y Energía se instalarán en sesión permanente para analizar conjuntamente con el gobierno alternativas que atenúen la inconformidad social.

Ante el secretario de Hacienda, los gobernadores que integran las Comisiones de Hacienda y Energía, expresaron su preocupación por los efectos generados por el incremento en los precios de los combustibles, que se dieron en un entorno internacional complejo.

Por su parte, el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, planteó la urgente necesidad de reducir el gasto corriente del gobierno Federal y la eliminación de apoyos a los partidos políticos como medidas ante el impacto del incremento de la gasolina.

En este entorno, la Secretaría de Hacienda y la Conago acordaron la creación de grupos de trabajo que analicen las condiciones para generar en los estados nuevas inversiones en la cadena de los combustibles para reducir los costos de suministro.

En el diálogo para flexibilizar el mercado de las gasolinas, Meade Kuribreña habló de los nuevos esquemas de precios máximos de las gasolinas y respondió a todas las dudas emitidas por los gobernadores que participaron en este encuentro.

Acompañado por el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, y el director general de Pemex, José Antonio González Anaya, el funcionario explicó el calendario por regiones de la flexibilización del mercado de combustibles y los precios máximos fijados para enero del año en curso.

Meade Kuribreña y los gobernadores que integran ambas comisiones acordaron crear grupos de trabajo en los que se analicen las condiciones para generar en los estados nuevas inversiones en la cadena de los combustibles para reducir los costos de suministro.