Si notas que clonaron tu tarjeta de crédito y en lo último que piensas es en mantener la calma, es importante recordar que por ley, las instituciones financieras deben devolver el monto de cargos no reconocidos dentro de los 4 días posteriores a un reclamo.

La clonación de tarjetas consiste en copiar el contenido de la banda magnética y transferir esa información a un plástico vacío, la cual es duplicada por los delincuentes, quienes hacen compras a nombre del titular, en establecimientos o vía internet.

Además de retomar la calma, el organismo sugiere cancelar el plástico de inmediato para evitar que los clonadores realicen otros movimientos o compras.

En caso de descubrir cargos que no son reconocidos en el estado de cuenta, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recuerda que los tarjetahabientes deben contactar a la institución financiera y reportar el delito.

Los usuarios afectados deben presentar una queja de manera directa en la institución bancaria, o bien, acudir ante la Unidad Especializada de Atención a Usuarios de los bancos para que ésta inicie una investigación.

De no obtener respuesta, el afectado debe exponer el caso en cualquier oficina de la Condusef.