Por José López Zamorano. Corresponsal

Washington, 9 Sep (Notimex).- La producción petrolera mexicana crecerá a 2.9 millones de barriles diarios en 2020 y a 3.7 millones de barriles diarios para 2040 gracias a una exitosa implementación de la reforma energética, reveló hoy el Panorama Internacional Energético (IE).

El informe 2014 de la Administración de Información Energética (EIA) de Estados Unidos sostuvo que la exitosa ejecución de las reformas “podría transformar sustancialmente las perspectivas de la producción petrolera en México”.

“LA EIA adopta un punto de vista cautelosamente optimista del potencial de una reforma exitosa”, señaló el Panorama Internacional Energético en un apartado titulado “La Reforma Energética en México”.

Bajo estas proyecciones, la producción total de combustibles líquidos de México se mantiene estable, sin registrar caídas agudas, en los próximos años, hasta estabilizarse en un nivel de producción de 2.9 millones de barriles para 2020.

La producción petrolera mexicana se eleva a partir de ese momento hasta llegar a un nuevo máximo histórico de 3.7 millones de barriles al día, lo que representa 1.7 millones de barriles adicionales a los que había estimado la EIA en 2013.

Con 10 mil millones de barriles de reservas probadas y potencialmente grandes volúmenes de recursos de hidrocarburos en el territorio mexicano de las aguas profundas del Golfo de México, el potencial es enorme, indicó el reporte.

Agregó que México podría convertirse en una carta “comodín” entre los países no miembros de la OPEP, toda vez que la eliminación de prohibiciones a la participación foránea en petróleo y gas podrían “mejorar profundamente sus perspectivas de producción de largo plazo”.

El reporte, que calificó sus proyecciones como “conservadoras”, recordó que la producción petrolera mexicana había declinado sustancialmente en la década pasada.

Al respecto hizo notar que la producción mexicana pasó de 3.3 millones de barriles diarios en 2005 a 2.5 millones de barriles en 2013, su nivel más bajo desde 1995.

“La reforma fue diseñada en gran medida para aprovechar las cuantiosas reservas en los depósitos complejos que Pemex no tiene los recursos ni la tecnología para desarrollar efectivamente”, señaló la EIA.

El reporte refirió que el Congreso mexicano necesitará especificar los detalles legislativos e implementar las reformas energéticas en 2014, incluyendo el régimen fiscal y los términos de los contratos para varios modelos.

La EIA estimó que tales acciones “serán cruciales para determinar si invertirán las empresas foráneas”.

Entre las reformas, la EIA destacó que la estructura regulatoria será actualizada para supervisar los mercados energéticos liberalizados.

“La nueva estructura debe agregar pesos y contrapesos al sistema, apoyar su transparencia y desalentar la corrupción”, destacó la Administración de Información Energética (EIA).

El reporte dejó claro que Petróleos Mexicanos (Pemex) seguirá siendo propiedad del Estado pero tendrá mayor autonomía administrativa y presupuestal, además de que se le permitirá competir en nuevos proyectos.

Asimismo señaló que las reformas harán posible que la petrolera opere como una empresa privada, más que como una entidad estatal.

ejb