Rafael Correa, presidente de Ecuador, y su homóloga argentina, Cristina Fernández, estallaron en Twitter por el impedimento para volar al jefe de Estado boliviano, Evo Morales, quien tuvo que permanecer casi 13 horas en el aeropuerto de Viena, Austria.

El avión de Morales se vio forzado a aterrizar en el aeropuerto de la capital austriaca después de que Francia y Portugal cancelaran repentinamente los permisos para sobrevolar sus respectivos espacios aéreos. Tampoco España e Italia permitieron que el avión del boliviano cruzara sus espacios aéreos, procedente de Moscú, ante la sospecha de que con él viajaba el ex agente de la CIA, Edward Snowden, perseguido por Estados Unidos luego de que revelara un programa de espionaje del gobierno.

El Ejecutivo ecuatoriano calificó el hecho de “extremadamente grave” y llamó a tomar medidas “sobre esta afrenta a toda nuestra América”:

tuits

Por su parte, Cristina Fernández de Kirchner dio una crónica de lo ocurrido, luego de diferentes llamadas que hiciera a varios mandatarios latinoamericanos; incluso, la presidenta argentina habló con el propio Morales, quien se encontraba en el aeropuerto austriaco y finalmente pudo despegar después de 13 horas.

Fernández aseveró que “están todos locos” pues se trata de un Jefe de Estado “y su avión tiene inmunidad total. No puede ser este grado de impunidad”, en referencia a los impedimentos para que hiciera escala en diferentes países, al intentar volver a Bolivia.

tuits2