Policías del estado de Michoacán dispararon a estudiantes normalistas, quienes viajaban en autobús de pasajeros que previamente habían tomado, luego de que ignoraron un puesto de revisión policial.

La Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán (SSPM), justificó este martes la agresión al informar en un comunicado que los estudiantes robaron el autobús, de la empresa Flecha Amarilla, para participar en una jornada de protestas que incluyó bloqueos carreteros y ferroviarios.

Un video que circula en redes sociales muestra el momento donde los agentes abren fuego contra la unidad donde viajaban los estudiantes tras evadir un retén.

«Nos están tirando balazos, están tirando, están tirando», grita una persona que viajaba en el autobús y graba todo la escena; momentos después se ve una camioneta de la policía estatal para cerrarles el paso.

De acuerdo con medios locales, los lesionados fueron trasladados al Hospital Regional de Uruapan y fueron los mismos compañeros que ayudaron.

En entrevista para El Sol de Morelia, uno de los dirigentes de la Normal de Tiripetío, quien decidió omitir su nombre por miedo a represalias, informó que durante la mañana de este martes un grupo de estudiantes realizaban una actividad en contra de la reducción de matrículas en la convocatoria de nuevo ingreso a las normales del estado en la comunidad de Caltzontzin, municipio de Uruapan, Michoacán, donde los estudiantes fueron gravemente heridos.

«Acabamos de sufrir una agresión en la comunidad de Caltzontzin. Fuimos agredidos a balazos con arma de fuego (…) en una actividad que estaban emprendiendo los compañeros en rechazo a la convocatoria emitida de manera unilateral y con reducción de matrícula por lo cual estuvieron haciendo una actividad en la comunidad y resultados heridos de bala dos compañeros», dijo una de las víctimas

Debido a estos hechos, la Fiscalía General del Estado (FGE) inició una investigación de la que se desprende que las protestas comenzaron alrededor de las 10:00 horas (15.00 GMT) de este martes.

El ataque
En la información se apuntó que alumnos de las 8 escuelas normales en la entidad, para la formación de profesores de educación básica, robaron un camión de carga para bloquear el corredor ferroviario que cruza por el poblado de Tiripetío, al sur de la ciudad de Morelia, capital del estado.

Ante estos actos, agentes de la policía arribaron a Tiripetío con equipo antimotínes y detuvieron a dos estudiantes que fueron soltados tras la entrega del camión de carga.

Con este acto la policía logró desbloquear la vía ferroviaria concesionada a la empresa Kansas City Southern de México (KCSM), encargada de transportar productos de importación y exportación para y desde el puerto internacional de Lázaro Cárdenas, en la costa del Pacífico mexicano.

La Policía Michoacán dio a conocer que posteriormente los normalistas se trasladaron a la autopista Siglo XXI, que une Morelia con el puerto de Lázaro Cárdenas, donde retuvieron vehículos e incendiaron neumáticos para bloquear el tránsito.

Entonces, los policías estatales acudieron a la zona y lograron que lo estudiantes se retiraran del lugar en dos camionetas y en el citado autobús de pasajeros.

El comunicado señaló que autobús fue conducido, con unos 40 estudiantes a bordo, al municipio de Uruapan, donde los jóvenes ordenaron al chofer, según consta en un vídeo que los propios normalistas difundieron, acelerar la marcha de la unidad e ignorar un puesto de seguridad instalado en el acceso de esa ciudad.

Este hecho provocó que policías estatales sus armas contra el autobús, hiriendo a dos jóvenes estudiantes (mujer y hombre), quienes a bordo del autobús fueron trasladados a un hospital de la comunidad indígena de Caltzontzin, donde fueron atendidos.

En la protestas, los estudiantes exigieron al gobierno de Michoacán, a cargo de Silvano Aureoles, no reducir la matrícula de ingreso a las escuelas normales de Michoacán, así como entregar contratos laborales permanentes a los egresados de estos planteles.

El Gobierno de la entidad informó que agentes de la Policía Estatal y de la Guardia Nacional buscaban el autobús, el cual continuaba en poder de los estudiantes.