Por Gloria Islas Rodríguez. Enviada

Nueva York, EUA., 22 Sep. (Notimex).– El presidente Enrique Peña Nieto dijo que la desigualdad, injusticia y discriminación contra los pueblos indígenas aún es una realidad lacerante, por lo que llamó a erradicar estas prácticas y fortalecer la cooperación internacional con acciones al interior de cada país.

Al participar en la Primera Conferencia Mundial de los Pueblos Indígenas, en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el Ejecutivo federal expuso que México cuenta con una política transversal para mejorar la calidad de vida de los indígenas.

“En México estamos decididos a construir una verdadera sociedad de derechos en la que todas las personas, independientemente de su origen étnico, puedan ejercer en su vida diaria los derechos y libertades que reconoce nuestra constitución y los tratados internacionales”, subrayó.

Ante representantes de los 193 países miembros de la ONU, el mandatario mexicano señaló que en cumplimiento de los compromisos internacionales, se ha establecido un diálogo respetuoso y directo con diversas comunidades indígenas para orientar políticas públicas y proyectos de infraestructura en sus áreas de influencia.

Por ello, llamó a las naciones a seguir trabajando juntos porque, advirtió, “la desigualdad, injusticia y discriminación en contra de los pueblos indígenas todavía es una realidad lacerante”.

Peña Nieto expresó el deseo de México para que las ideas que aquí se produzcan, a través de un documento conclusivo, se traduzcan en beneficios concretos para los cinco mil pueblos indígenas que se estima existen en el mundo. “Tenemos que seguir trabajando juntos”.

Ante el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, y el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien participó como orador principal, el mandatario mexicano reconoció que las iniciativas de desarrollo del organismo mundial merecen la suma de capacidades y experiencias de todos los países.

Ello, explicó, “porque sólo juntos podemos hacer realidad el propósito de construir un mejor futuro para toda la humanidad”.

Por convicción, continuó, los mexicanos seguiremos actuando con responsabilidad global al interior de este organismo internacional, por ser la instancia que mejor representa la diversidad de las naciones y la aspiración compartida de paz, desarrollo y prosperidad para todos los pueblos del mundo.

Dejó claro que para México, América Latina y el Caribe “la cuestión indígena está en las raíces de nuestras identidades y nuestras circunstancias históricas, sociales y políticas”.

Peña Nieto agregó que “lo señalo por la diversidad lingüística y el gran número de pueblos indígenas de América Latina y el Caribe, que representan una población cercana a los 45 millones de personas”.

Pero sobre todo, agregó, “por el compromiso y liderazgo de mujeres y hombres indígenas manifestado a lo largo de años a favor del reconocimiento, protección y promoción de sus derechos”.

Para México, dijo, ha sido un gran honor contribuir a la preparación de esta conferencia mundial y a la negociación de su documento final. El gran propósito es lograr el ejercicio efectivo de los derechos de los pueblos indígenas en todas las naciones.

Se trata de un logro muy importante, resultado de un diálogo abierto, inclusivo y constructivo entre los Estados miembros y las representaciones indígenas, sostuvo ante el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad Zedi al Husein.

Además se ha cuidado que sus recomendaciones estén en línea con la declaración de las Naciones Unidad sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, puntualizó.

ejb