Washington (Agencias).- Recientemente se reveló que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) mantiene una amplia red de espionaje a sus ciudadanos a través de empresas y gigantes tecnológicos que maneja millones de datos de sus usuarios.

Pero ¿cuánto valen las conversaciones privadas de los ciudadanos? Depende de la tecnología que se utilice, pero puede llegar a ser una fuerte suma que va directamente hacia las empresas poseedoras de datos.

El espionaje es pagado con dólares de los contribuyentes, pero con escasa supervisión pública, las tarifas de vigilancia que cobran en secreto las compañías tecnológicas y telefónicas varían enormemente.

AT&T, por ejemplo, cobra una “tarifa de activación” de 325 dólares por cada escucha telefónica y 10 dólares diarios para mantenerla. Empresas más pequeñas como Cricket y U.S. Cellular cobran unos 250 dólares por escucha.

¿Pero cuánto cuesta espiar a un cliente de Verizon? El gobierno debe pagar 775 dólares el primer mes y 500 dólares cada mes subsiguiente, según revelaciones del sector al representante demócrata por Massachusetts Edward Markey.

En cambio, los correos electrónicos obtenidos por la NSA, por medio del programa que sacó a la luz el ex analista de la CIA, Edward Snowden, probablemente resultaron gratuitos o muy baratos.

Facebook dice que no le cobra al gobierno para darle acceso. Microsoft, Yahoo y Google se niegan a revelar cuánto cobran, pero la Asociación Nacional para la Defensa de los Derechos Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) descubrió que el gobierno obtiene los correos por 25 dólares, aproximadamente.