El gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha otorgado refugio a dos mil 827 cubanos, quienes huyeron de la isla acusando persecución política, de acuerdo con cifras de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar).

Según la Comar, mientras en 2018, último año de gobierno de Enrique Peña Nieto, la dependencia sólo otorgó refugio a 68 cubanos, durante el primer año de la administración de López Obrador esta cifra subió a 332, y en el año 2020 el número de refugiados creció casi cinco veces al ser aceptadas en el país mil 516 personas procedentes de la isla. En lo que va de este año ya son 979 los cubanos que han logrado conseguir refugio en México.

De acuerdo con las estadísticas oficiales, 99 por ciento de los refugiados cubanos aceptados refirieron persecución política por parte del gobierno de Miguel Díaz-Canel para quedarse en México.

La administración lopezobradorista también aumentó el porcentaje de aprobación en las solicitudes de asilo. Mientras el gobierno de Peña Nieto sólo aceptó durante sus dos últimos años de gobierno entre cinco y siete por ciento de las peticiones de asilo de cubanos, con el presidente López Obrador el otorgamiento de refugio a cubanos pasó de 19 por ciento en 2019 a 44 por ciento en 2020. Para este año se han aprobado 68 por ciento de las solicitudes presentadas por cubanos ante la Comar.

Ayer, durante su conferencia matutina, el presidente López Obrador reiteró que la postura de su gobierno ante la crisis política que atraviesa la isla caribeña es la no intervención.

“Entonces, esa es nuestra postura, que, si no hay sesgo político, intervencionista, que se ayude a Cuba. También, si ellos lo demandan, respetarlos, respetar al gobierno constituido de Cuba. Y si tienen dificultad económica, social por el bloqueo y se les puede ayudar, más si se trata de cuestiones relacionadas con la alimentación, con la salud, todos estamos obligados a ayudar al pueblo cubano”, dijo.

En 1959, la Revolución Cubana desató el mayor flujo de refugiados a Estados Unidos y México en la historia, con aproximadamente 1.4 millones de personas huyendo de la isla del Caribe después del derrocamiento del dictador Fulgencio Batista por parte de los guerrilleros de Fidel Castro.

Desde entonces, Cuba se ha mantenido como una de las principales naciones emisoras de migrantes a nuestro país, aunque el éxodo cubano se ha orientado principalmente hacia Estados Unidos.