CDMX.- La extitular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Rosario Robles, publicó este lunes una nueva carta en la que asegura que la Fiscalía General de la República (FGR) la mantiene «como rehén» para que ella colabore acusando a sus excolaboradores, algo que rechazó hacer.

Algunas horas antes de que se celebre una nueva audiencia en su contra, Rosario Robles compartió desde su cuenta de Twitter la misiva en la que relata que el pasado 21 de octubre sus abogados solicitaron el sobreseimiento (suspensión) de la causa penal contra ella.

La exfuncionaria del gobierno de Enrique Peña Nieto denunció la opacidad con que la Fiscalía General de la República ha manejado su caso, indicando que el propio Alejandro Gertz Manero ha llegado a decir que el motivo de su encierro es su negativa a «colaborar».

Llevo más de un año privada arbitrariamente de mi libertad. La prueba más contundente es la confesión pública del propio Fiscal General de la que prácticamente me tienen como rehén ‘porque no he querido colaborar’ para que obtengan la información que ellos quieren (no importa que no sea verdad) y completar así el guión que han fabricado y que nada tiene que ver con la justicia», acusó.

La extitular de la Sedesol aseguró contar con información de fuentes de la FGR que las autoridades se han reunido con excolaboradores suyos, ofreciéndoles impunidad «a cambio de que declaren lo que ellos necesitan».

Rosario Robles aseguró que para ofrecerle su libertad, buscan que ella «señale como responsables a excolegas míos, de mayor jerarquía en el gabinete del sexenio pasado, con el objetivo de dirigir ahí sus baterías, su teoría, sus hipótesis, que nada tienen que ver con la verdad».

Sin embargo, ella sostiene que no cederá ante esas presiones «mintiendo», y que en cambio continuará la batalla legal para defender su inocencia.

Yo no mentiré para obtener mi libertad. No quiero salir por la puerta de atrás. Seguiré luchando por las causas legales porque soy inocente, porque confío que alguien en el sistema judicial tendrá la valentía de aplicar la ley», escribió Robles.

«No quiero que se que se abran estas pesadas puertas con la mentira y la falsa delación disfrazada de testigo colaborador. Aspiro a que sea con la verdad y demostrando mi inocencia, lo que seguramente se logrará si prevalece el Estado de Derecho y se aplica la ley», añade.

La audiencia de este lunes contra Rosario Robles representa la última oportunidad que tendrá la exfuncionaria para que el juez determine si deberá ir a juicio, ya que tanto la FGR como sus abogados presentarán las pruebas con las que cuentan.

La excolaboradora de Peña Nieto lleva más de un año tras las rejas en el penal femenil de Santa Martha Acatitla, bajo prisión preventiva, acusada de actos de omisión mientras estuvo al frent de la Sedesol y la Sedatu, los cuales presuntamente implicaron desvíos por más de 5 mil millones de pasos como parte del caso de la «Estafa Maestra».