Villahermosa Tabasco (Agencias).- El gobernador de Tabasco, Arturo Núñez Jiménez, rechazó una persecución política contra el ex mandatario estatal Andrés Granier Melo, pues no se trata, dijo, de un asunto de orden personal sino de los recursos de los tabasqueños.

Señaló que en el caso del castigo por desvío de recursos en la pasada administración es para sentar precedentes y que su propio gabinete vea «que si cae un ex gobernador, puede caer cualquiera».

Indicó que desde la etapa de gobernador electo y ahora como mandatario ha dicho que tiene que predicar con el ejemplo, por lo cual sus colaboradores deben poner sus «barbas a remojar».

Entrevistado en el programa de radio Telereportaje, el gobernador aseguró que todos deben saber que nunca más debe existir impunidad en el ejercicio de la función pública.

Agregó que tendría que «ser superpoderoso para poner a la Procuraduría General de Justicia y al Poder Judicial de la Federación a favor de sus intereses políticos».

Por lo tanto, subrayó que esa afirmación no se sostiene y que se trata de una estrategia de los abogados del ex gobernador.