Berna, Suiza (Agencias).- A una joven le explotó el celular que guardaba en el bolsillo de su pantalón y le produjo graves heridas en la pierna derecha.

Fanny Schlatter comenzó a percibir algo extraño. «Escuché el sonido de una explosión, como un petardo. Entonces me di cuenta de un olor químico extraño y mis pantalones de trabajo comenzaron a incendiarse», comentó la joven.

El modelo dañado no estaba enchufado y la batería tenía carga normal en el momento del accidente. «Por suerte mi cabello estaba atado y mi suéter no llegó a prenderse fuego», agregó la damnificada que aseguró le va a iniciar un juicio a esa empresa.

«Vamos a realizar una investigación exhaustiva para esclarecer todo y lo que quedó del teléfono lo enviaremos a Corea», indicó la vocera de la compañía.

De acuerdo a lo que sostiene el medio Daily Mail hubo varios episodios similares en la historia de teléfonos de otras marcas, aunque siempre por el uso inadecuado de la batería o la exposición a temperaturas altas.