Más de 100 personas han muerto en México por beber alcohol adulterado en las últimas dos semanas, en medio de una escasez de cerveza por las medidas para detener la propagación del coronavirus.

El alcohol de contrabando, potencialmente fatal, contiene sustancias peligrosas como el metanol en algunos casos y se distribuye a medida que firmas como Heineken y Grupo Modelo -de AnheuserBusch InBev- han suspendido la producción de acuerdo con las directivas para detener la actividad no esencial.

Las autoridades locales iniciaron investigaciones para identificar a los proveedores e instaron a los ciudadanos a no consumir bebidas alcohólicas de origen desconocido.

Las muertes, reportadas por estados como Jalisco, Yucatán, Puebla y Morelos desde comienzos del mes, parecieron aumentar después del Día de la Madre el domingo, según funcionarios y reportes de medios locales.

La cifra aumentó a 20 el miércoles en el municipio de Chiconcuautla, en el estado central Puebla, por ingerir alcohol adulterado. El gobierno local dijo que había confiscado 200 litros de un alcohol local conocido como «refino».

En Yucatán, donde los medios locales informaron de una ola de muertes por el consumo de alcohol de procedencia dudosa, el gobierno estatal restringió en abril las ventas de alcohol para evitar la violencia doméstica a medida que más personas permanecen en sus hogares.

El regulador federal de salud, Cofepris, dijo la semana pasada que estaba investigando la venta de alcohol adulterado.

En abril, en su llamada de estados financieros, el conglomerado mexicano FEMSA, propietario de la popular cadena de tiendas de conveniencia Oxxo, dijo que tenía un inventario de cerveza de alrededor de 10 días.

SIGUEN DETENIDAS

La empresa cervecera Heineken informó a sus clientes que las operaciones en las plantas se mantienen inactivas y que solo se realizan labores para preservar su infraestructura.

En un comunicado, Heineken apuntó que alineados con la política de salud que se deriva de la emergencia de Covid-19, “nuestras operaciones de producción y distribución continúan suspendidas”.

La cervecera explicó que para evitar deterioro en su infraestructura.

“En nuestras plantas, se llevan a cabo únicamente labores en el área de cocimientos, con el objetivo de preservar nuestras levaduras. Siempre salvaguardando el cuidado al medio ambiente, la salud y la seguridad de nuestros colaboradores y de la población en general.”.

El martes, Grupo Modelo desmintió que hubiera reiniciado labores, luego de que en redes sociales circuló una foto donde salía humo blanco de la fábrica ubicada en la Ciudad de México, lo que muchas personas tomaron como reinició de producción de cerveza.

Esta industria es la que más aporta a las exportaciones agroalimentarias del país, pues el año pasado el valor de los envíos de esta mercancía al exterior superó cuatro mil millones de dólares, lo que representa una cuarta parte del total del sector primario.

Con información de Galo Ramírez | El Sol de México