México.- El primer contingente de mujeres, de los cinco que conformaron la marcha, arribó al Zócalo de la Ciudad de México alrededor de las 16 horas. Era el grupo integrado por los familiares de las víctimas de feminicidios, los cuales portaron pancartas con las fotografías de sus hijas, hermanas, tías, nietas, amigas.

“No que no, sí que sí, ya llegamos hasta aquí”, gritaban las mujeres en la Plaza de la Constitución. Atrás venían más contingentes marchando en las calles. Eran ríos de mujeres. A las 15:20 horas, una hora y media después del inicio de la movilización, aún seguían saliendo del Monumento a la Revolución.

En el templete instalado en el Zócalo, un grupo de mujeres lanzó consignas como “El machismo sí es terrorismo”, “¡Vivas nos queremos!” y “En abortos clandestinos las que mueren son mujeres”.

En la movilización se observaron a mujeres vestidas de negro con leyendas como “No hay transformación sin mujeres”. Otras portaban playeras blancas y gritaban la consigna: “Ni una más, ni una más, ni una asesinada más”. Todas portaban pañuelos verdes (bandera de la despenalización del aborto) o morados (en protesta por feminicidios).

El freno al aumento de feminicidios, aproximadamente 10 asesinatos diarios, fue el principal reclamo en el Día Internacional de la Mujer.

En otros estados de la República las mujeres también salieron a las calles. Al menos 77 diferentes ciudades del país realizaron diversos eventos que fueron desde marchas, seminarios, conversatorios, talleres de defensa, feminismo, tendederos de denuncias, exposiciones, eventos culturales, y cacerolazos.

Las cifras oficiales demuestran que, en promedio, más de 10 mujeres son asesinadas al día en México, lo que lo convierte en uno de los países más peligrosos en el mundo para mujeres y niñas.

En la Ciudad de México, el caso de Abril Pérez, ex esposa de un influyente empresario del sector tecnológico quien fue asesinada a balazos en noviembre después de testificar en un caso de custodia infantil; el de Ingrid Escamilla, una joven fue desollada y destripada por su novio en febrero; y el feminicidio de Fátima, una niña de 7 años quien fue secuestrada afuera de su escuela y abusada sexualmente, y su cuerpo encontrado dentro de una bolsa de plástico en un terreno baldío, han provocado más debates y llamados a protestar contra la violencia de género.

Galería