El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que los hechos de ayer frente a Palacio Nacional fue un acto de provocación descarado en la que hubo martillos, marros, gasolina y fuego.

En la conferencia de prensa mostró videos en los que se ve a hombres y mujeres con esos artefactos golpeando las vallas formadas por los escudos de policías.

Una reportera le dijo que este lunes en el Zócalo las fuerzas de seguridad habían roto los protocolos y que los uniformados habían agredido “parejo” tanto a los que golpeaban como a las que se manifestaron de manera pacífica.

El Presidente respondió:

“Yo no comparto ese punto de vista, lo respeto, yo creo que fue una provocación.

“Es una causa justa defender la igualdad de hombres, mujeres, el derecho a la vida y que no se permita la violencia, pero no se puede, no se debe enfrentar la violencia con la violencia.

“Fue un acto de provocación abierto, descarado, no era una manifestación en el centro del Zócalo, con un templete donde hablan las mujeres pidiendo respeto, que se castigue el machismo, que no se permitan los crímenes a las mujeres.

“No, no, no, era martillo, marro, gasolina y fuego, eso era lo que predominó, no sólo aquí sino toda la marcha, todo el paso, monumento a la Revolución destruido, centros comerciales destruidos y aquí”.

Por tanto, el mandatario subrayó que no fue una agresión por parte de la autoridad ante un grupo en protesta.

“Creo que fue una provocación abierta, incluso lo de los gases eran los extintores para apagar el fuego”.

Mencionó que organizaciones toman partido.

“Esta organización que tú mencionas; yo vi el reporte (y dijeron) ‘nos retiramos porque no se están cumpliendo los protocolos por parte de la autoridad’” y declararon muy cerca de donde estaban golpeando a los escudos de los policías, por lo que consideró que hay mucha falsedad, mucha hipocresía, mucha manipulación.

Aseguró que había muy poca gente de forma pacífica en el centro de la plancha de la Plaza de la Constitución.

Sin detenidos
“Todo nuestro respeto y admiración para quienes luchan por la justicia, por la igualdad, incluso estos excesos.

¿A ver, cuántos están detenidos? ¿cuántos están en la cárcel? A pesar de eso. No somos iguales. Esa es nuestra principal defensa ante el autoritarismo, ese es nuestro escudo, no somos iguales”.

Señaló que lo anterior molesta mucho porque quisieran que su gobierno respondiera de manera autoritaria.

“No, aquí es al revés. Por ejemplo, los hombres, yo recuerdo que cuando estábamos en nuestra lucha, antes, mucho antes de ser opositores, cuando estábamos como jóvenes, estudiando, decíamos ‘el que no brinque es charro’, ‘el que no brinque es macho’”.

Por tanto reiteró las imágenes en las que se ve a varones tirando piedras y pateando.

“Y ¿a ver? Ese organismo dijo algo de esto? No, es como los intelectuales y actores y carta abierta.

“A ver, yo quisiera que se manifestaran sobre esto, si consideran que esto es adecuado. Claro, ser bajofirmante no significa estar aquí en el Zócalo, como son famosos y fifis…”, expresó.

Reiteró que no optará por el camino de la violencia; repitió que lleva años defendiendo a las mujeres, años, “más que muchos, muchísimo tiempo en defensa de las mujeres, luchando por la igualdad y hay constancia de eso y lo hacemos todos los días”.

Dijo que cuando va de gira a las entidades, salvo las muestras de algunos grupos como los de Frena, al que calificó de movimiento sectario.

No al linchamiento político
—Las mujeres dicen no sentirse escuchadas, le insistió la reportera y le mencionó el caso de Félix Salgado Macedonio, candidato al gobierno de Guerrero y quien tiene acusaciones de violación sexual en la fiscalía estatal.

—No podemos permitir los linchamientos políticos, no se puede permitir que haya linchamientos. Hay un libro que les recomiendo sobre linchamientos políticos durante el gobierno de Madero, es de El Fisgón. El papel de la prensa contra Madero, se llama “linchamiento mediático contra Madero” guardadas todas las proporciones, respondió.

En este caso (de Salgado Macedonio), agregó, que ya no lo voy a volver a tratar, ¿qué fue lo que dije desde el principio?: que decida el pueblo de Guerrero, ¿por qué no van a decidir los hombres y mujeres de Guerrero?

Advirtió que no dictará la decisión al respecto:

“Qué querían? Que yo desde aquí descalificara, como cacique, como gran elector? No, yo soy demócrata. Es mandar obedeciendo, lo que diga el pueblo, en la democracia es la mayoría la que decide, es el pueblo el que manda”.

En el caso de que existan las denuncias penales, remarcó, que sea el poder judicial el que resuelva, pero si no hay (y) lo quiere el pueblo y no hay delitos (se eliminaría) ¿nada más porque ya se tomó como bandera? ¿Y vamos a irnos acarreados, sin argumentos?

Enseguida habló de la fabricación de delitos y de víctimas.

“Y delitos también fabrican, fabrican víctimas, pues no estamos viendo la campaña de ‘peligro para México’?”, expresó.

Recordó que en aquel tiempo el escritor Carlos Monsivais, quien “andaba por todos lados y tenía también relaciones con fifís, escuchó que venía la campaña en contra, me buscó y me dijo ‘viene una campaña terrible’, con el lema ‘peligro para México’; me reí, dije ‘quién les va a creer eso? Es un absurdo”.

Claro que fabrican víctimas, prosiguió el Presidente.

“Hay gente en la cárcel que es inocente, fabrican delito, todo antes iba a la cárcel el que no tenía con qué comprar su inocencia, los poderosos no. Decían en mi pueblo ‘cuándo has visto un costal de dinero en la cárcel’.

Entonces, son cosas distintas, nosotros siempre vamos a respetar el derecho de manifestación, no va a haber represión, no va a haber autoritarismo pero todos tenemos que asumir nuestra responsabilidad y no dejar de luchar”.

Galería