México, DF (Agencias).- La primera huelga de hambre ciudadana para hacerse oír por el gobierno de Enrique Peña Nieto la inició esta mañana una decena de madres con hijos desaparecidos, acompañadas por familiares con víctimas de la violencia del sexenio pasado, quienes instalaron un campamento frente a la PGR para exigir que cesen las excusas institucionales y las autoridades encuentren a sus familiares.

Las mujeres y el puñado de hombres llegaron de Michoacán, Jalisco, San Luis Potosí, Estado de México, Chihuahua, Coahuila, Veracruz y Distrito Federal para instalarse en la lateral de la avenida Reforma. No probarán bocado hasta que el procurador Jesús Murillo Karam o Peña Nieto las atiendan.

A la cabeza se encuentra Margarita López, madre de Yahaira Guadalupe Baena –veinteañera desaparecida en Oaxaca el 13 de abril de 2011–, quien había realizado un ayuno de diez días frente a la Secretaría de Gobernación apenas en noviembre anterior.

Ella y las demás manifestantes mostraron su enojo debido a que desde que comenzó el gobierno priista, en la Procuraduría General de la República (PGR) les han dicho que no tienen recursos para hacer las diligencias correspondientes para encontrar a sus hijos vivos o muertos, y que Províctima tampoco tiene presupuesto para atenderlas.