México (Agencias).-  El ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas llamó a sus correligionarios a preparar una gran movilización para “echar abajo la reforma energética privatizadora” que aprueben los legisladores del PRI y del PAN.

Al dictar una conferencia magistral sobre el tema en la reunión plenaria de los diputados del PRD, se manifestó a favor de convocar a una consulta revocatoria de las modificaciones a los artículos 27 y 28 constitucionales.

El tres veces candidato presidencial se declaró, incluso, dispuesto a “caminar” con Andrés Manuel López Obrador y cualquier otro personaje en defensa del petróleo.

Sostuvo que la iniciativa de reforma energética de Enrique Peña Nieto es evidentemente privatizadora, además de que cancela el carácter estratégico del petróleo y la electricidad.

Por ello, planteó hacer uso, por vez primera, de la figura constitucional de consulta pública para revocar las reformas constitucionales.

“Habría que organizarnos para reunir las condiciones que conduzcan a que el Estado convoque a una consulta ciudadana, que en este caso trataríamos que resultara una revocatoria de los artículos, de las reformas que hoy el Ejecutivo pretende llevar a cabo de los artículos 27 y 28 constitucionales”, dijo.

Advirtió que algunas versiones refieren que el gobierno federal intenta acompañar la reforma energética con una legislación reglamentaria que impediría reabrir la discusión.

Entonces, arengó Cárdenas, “en todo caso yo les diría que si viene la reforma habría que prepararnos para una gran movilización nacional y para echar abajo esta reforma”.

En tanto, el dirigente nacional perredista, Jesús Zambrano, defendió la consulta nacional sobre la reforma energética que realiza su partido, y dijo que los resultados deberán ser considerados en su momento, pues no es posible ignorar la participación de centenares de miles, y quizás millones, de mexicanos.

“Se quiere desacreditar o descalificar el ejercicio que estamos haciendo, diciendo que no tiene un carácter vinculante en términos legales y constitucionales. Podrá no tenerlo en ese sentido, pero tendrá, sin duda, un impacto muy importante en la vida nacional.

“No podrá ser ignorada la participación de centenares, de miles de personas, quizá millones, y será un indicador indiscutible que deberá ser tomado en cuenta por quienes toman las decisiones”.

El secretario general del PRD, Alejandro Sánchez Camacho, sostuvo a su vez que el partido está en “alerta roja” ante la inminente discusión de las reformas energética y hacendaria.

“El próximo periodo ordinario de sesiones coloca a nuestro grupo parlamentario, a nuestro instituto político y al movimiento democrático nacional, en una posición de alerta roja por los temas de agenda que se van a discutir: las reformas estructurales son de un impacto profundo para la vida nacional y, subrayamos, no es recomendable dictaminar con prisas los temas de la reforma energética y la reforma hacendaria.”

Federación, tolerante con protestas

El gobierno federal ofreció tolerancia a las protestas que se alistan contra la reforma energética presentada por el presidente Enrique Peña Nieto. En distintas conferencias, en el contexto de la reunión plenaria de senadores del PRI y del Partido Verde, los secretarios de Hacienda, Luis Videgaray, y de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, coincidieron en que se garantizará el derecho a la manifestación “porque México es un país democrático que está aprendiendo a procesar diferencias”.

Los funcionarios federales se refirieron al llamado que hizo el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas para movilizarse contra el proyecto oficial. “México tiene la madurez suficiente, la madurez política y democrática para discutir con toda seriedad este tema”, aseguró Videgaray. Confió en que los legisladores podrán llevar a cabo un debate a fondo sobre las tres propuestas de reforma que se han presentado y que aprobarán la que mejor convenga al país.

Asímismo, consideró que la disminución de la proyección de crecimiento para la economía nacional se deriva, en parte, de la falta de aprobación de las reformas.

Por su parte, Coldwell reiteró que las modificaciones al marco energético son inaplazables, pues México se rezaga respecto de los países que ya realizaron los cambios a dicha normatividad.

“Este es un país democrático y la gente puede salir a manifestar sus opiniones por la vía pacífica, pero me parece que el Poder Ejecutivo y el Legislativo tienen que decidir con toda responsabilidad. Este es un tema para acreditar quién tiene la razón y qué es lo que el país necesita”, detalló.