Xalapa, Ver.- Cuatro presuntos secuestradores fueron quemados la tarde noche de ayer en el municipio de Soledad Atzompa, luego de que intentaran secuestrar a habitantes de esta población y fueran sometidos por Policías Comunitarios, quienes expusieron en la plaza pública a los infractores de la ley.

El presunto secuestro ocurrió en contra de maestros rurales del municipio.

Los hechos ocurrieron alrededor de las seis de la tarde, los pobladores quemaron a cuatro hombres, de los cuales dos presentaron impactos de arma de fuego en la cabeza, y también incendiaron tres vehículos.

Los elementos de la Secretaría de Seguridad Publica no pudieron acercarse en el momento del linchamiento, por un cerco de seguridad que instaló la población, razón por la que solo les quedó redoblar la vigilancia en la región de Soledad Atzompa. Por la noche llegaron refuerzos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Policía Ministerial.

Reporteros de la región se quejaron de intimidación por parte de los pobladores en la zona quienes prohibieron la entrada a la plaza pública en Soledad Atzompa.

Según testigos, un grupo de personas a bordo de un vehículo Tsuru blanco, intentó llevarse a docentes que recién habían concluido sus labores e iban de regreso a sus domicilios, sin embargo, policías comunitarios detectaron la situación y los enfrentaron iniciándose una persecución con disparos entre ambas partes.

Tras recibir un reporte al 911, elementos estatales se trasladaron a Soledad Atzompa y comprobaron que los presuntos delincuentes fueron retenidos y llevados a la cabecera municipal, donde la población tomó el control de la situación y no permitió que alguien se acercara.

En un comunicado emitido la madrugada de este viernes, la SSP lamentó la manera en que sucedieron los hechos y reiteró que reforzará las acciones para combatir la delincuencia con más vigilancia en esta región montañosa, principalmente en carreteras.

Los cuerpos de los presuntos secuestradores fueron llevados al Servicio Médico Forense (Semefo) para los estudios de rigor y en espera que sean identificados y reclamados por sus deudos.