El Cairo, Egipto (Agencias).- El plazo para cumplir el ultimátum ha expirado y el Ejército toma el mando, con los tanques ya en las calles el ministro de Defensa, Abdel Fattah al Sisi, ha tomado la palabra en la televisión estatal para anunciar que Mursi ya no es presidente de Egipto y que se suspende la Constitución.

Fattah al Sisi se ha dirigido al pueblo y ha pedido que sigan manifestándose sin violencia «para no generar más tensión ni implicar a personas inocentes».

Ha explicado que esta acción «es un intento de terminar con el estado de división nacional» y ha recalcado el patriotismo y la dedicación de las fuerzas armadas egipcias que están dispuestas a «garantizar la seguridad de la gente en Egipto».

Al Sisi ha anunciado que formará un gobierno de unidad nacional que asumirá el poder hasta los nuevos comicios y que un comité de expertos propondrá «reformas a la Constitución, que queda provisionalmente suspendida», no obstante ha dicho que «el Ejército no quiere permanecer en el poder».

El jefe del Ejército que habló junto al gran jeque Ahmed al Tayyeb, el papa copto Tawadros II y líderes militares, dijo que las Fuerzas Armadas escucharon la voluntad del pueblo que protestaba contra el gobierno de Mursi.