Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), se presentó este miércoles ante un juzgado del Reclusorio Norte, para solicitar un aplazamiento en el tiempo para el cierre de la investigación complementaria que se le realiza por el caso Odebrecht.

Al respecto, el juez de la causa autorizó al exfuncionario un mes para el cierre de la misma. Cabe recordar que su defensa solicitaba dos meses.

Después de 15 meses de llegar extraditado a México, por primera vez Lozoya Austin compareció presencialmente, por el caso Odebrecht, en una audiencia pública ante el juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte.

Lozoya Austin llegó alrededor de las 9:00 horas para comparecer de manera presencial ante el juez, a quien le expuso sus razones para solicitar un aplazamiento en el tiempo para el cierre de la investigación complementaria.

PRISIÓN PREVENTIVA

En tal comparecencia, de manera sorpresiva, la Fiscalía General de la República (FGR) solicitó modificar la medida cautelar de libertad condicional que tiene el exdirector de Pemex y sujetarlo a prisión preventiva justificada.

El juzgador inició el debate sobre el cambio de medida cautelar.

La solicitud fue presentada por la FGR de último minuto y durante la diligencia los fiscales afirmaron que solicitan sujetar a prisión preventiva a Lozoya debido a que existen nuevos datos de que al menos tiene acceso a dos millones de dólares y a que en todo este tiempo no ha manifestado intenciones de reparar el daño ocasionado en el caso Odebrecht, que se calcula en por lo menos siete millones de dólares.

El juez aún no resuelve la petición, pero otro de los argumentos vertidos por la FGR fue la cena en la que Lozoya fue exhibido en redes sociales en un lujoso restaurante de las Lomas de Chapultepec, que demostraría que tiene recursos y acceso a una red de contactos que le pueden ayudar a evadirse de la justicia.