México, DF (Agencias).- “Los mexicanos seguiremos siendo dueños de la renta petrolera y seguirá 100% propiedad de la nación. Ni Pemex ni CFE se vende ni se privatiza”, afirmó el presidente Enrique Peña Nieto, la mañana de este lunes durante la presentación de su iniciativa de reforma energética.

Desde el salón Adolfo López Mateos de Los Pinos, el mandatario se refirió a su propuesta: “Toda la energía para mover y transformar a México”, donde aseguró que con la reforma se incrementaría la producción de petróleo de 2.5 millones de barriles diarios actuales a 3 millones para 2018, así como 3.5 millones o más para 2025.

“Es tiempo de aprovechar al máximo los recursos del país (…) Es momento de utilizar toda nuestra energía para mover a México… los mexicanos seguiremos siendo los únicos dueños de la renta petrolera”, dijo.

El mandatario anunció que enviará al Congreso de la Unión una iniciativa que modifica los artículos 27 y 28 de la Constitución que confirma la propiedad de la nación sobre los hidrocarburos.

“Si llevamos a cabo esta Reforma, bajará el precio de la luz y del gas”, aseguró que con esta reforma el sector privado podrá ser más competitivo y crear de este modo nuevas fuentes de empleo.

La propuesta del gobierno federal en la materia es una de las más esperadas por los diversos sectores de la sociedad mexicana ya que implicará abrir algunas áreas de la paraestatal a la inversión privada.

El presidente Peña Nieto ha señalado que la reforma energética busca modernizar y hacer más productivas y competitivas las áreas relacionadas con la industria, dejando en claro que ningún momento se busca privatizar.

Por su parte, el coordinador de la bancada priista en San Lázaro, Manlio Fabio Beltrones, afirmó que México necesita una reforma transformadora que genere empleo y bienestar social y reduzca el precio de los energéticos.

Señaló que resulta difícil no estar de acuerdo en reformar el sector energético para hacer de Pemex y la CFE empresas públicas productivas, elevar la inversión pública y privada y crecer a mayor velocidad.

“¿Por qué oponerse a liberar a Pemex de la enorme presión fiscal que padece actualmente, para elevar los ingresos públicos y que el Estado cumpla sus responsabilidades sociales?”, dijo.

Y cuestionó el líder parlamentario en una reunión con legisladores del PRI que pertenecen a la Comisión de Energía: “¿Por qué negarse a producir más energía y más limpia y a tener una mejor calidad de vida?”.

Manifestó que quienes desean que México mejore a través de las reformas comenzarán un amplio debate público y parlamentario a partir de la iniciativa de reforma energética que presentará el miércoles el titular del Ejecutivo Federal ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión.

“La gran mayoría de los mexicanos tenemos la plena convicción de que el oficio de la negación y la simplificación sólo ha producido estancamiento, aislamiento y frustración, lo que fue confirmado por el sentido del voto en la elección federal”.