La concesionaria Aguakan pagó al ex Gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge,  mil 50 millones de pesos para conservar su concesión de distribución de agua potable hasta 2052 en Cancún, Isla Mujeres y Solidaridad.

De acuerdo con el diario Reforma, el depósito se llevó a cabo en 2014, durante la administración de Borge, a través de un banco a una cuenta de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) del Estado, y después a la tesorería estatal, donde se perdió el rastro del dinero.

A decir de la investigación encabezada por la Secretaría de la Gestión Pública de Quintana Roo, en este desvío participó el ex tesorero de Borge, Juan Pablo Guillermo Molina, quien es acusado de desviar más de mil 400 millones de pesos.

“Hasta ahora se sabe que el monto salió del financiamiento que respaldó un banco, se depositó en la cuenta de CAPA, de ahí se transfirió a Sefiplan (Secretaría de Finanzas y Planeación) y de ahí, desapareció”, dijo en entrevista el titular de Finanzas, Juan Vergara Fernández.

Roberto Borge, ex gobernador de Quintana Roo, se escondió en cinco países antes de ser detenido en Panamá este domingo.