CIUDAD DE MÉXICO (Apro).- El Vaticano emitió nuevas normas que prohíben que las cenizas de los católicos que desean ser cremados no pueden ser esparcidas, divididas ni conservadas en la casa, echadas al mar o usarlas para confeccionar recuerdos, sino que deben ser guardadas en un lugar aprobado por la iglesia y consagrado.
El documento, elaborado por la Congregación para la Doctrina de la Fe que preside el cardenal Gerhard Müller, insiste en que es preferible el entierro, pero expresa las normas para conservar las cenizas del número creciente de católicos que prefieren la cremación.
«Siguiendo la antiquísima tradición cristiana, la Iglesia recomienda insistentemente que los cuerpos de los difuntos sean sepultados en los cementerios u otros lugares sagrados”, menciona.
Y recuerda que «la inhumación (entierro) es en primer lugar la forma más adecuada para expresar la fe y la esperanza en la resurrección corporea”.
«Enterrando los cuerpos de los fieles difuntos, la Iglesia confirma su fe en la resurrección de la carne, y pone de relieve la alta dignidad del cuerpo humano como parte integrante de la persona con la cual el cuerpo comparte la historia”.
El fin de los nuevos ordenamientos, señala, es «reafirmar las razones doctrinales y pastorales para la preferencia de la sepultura de los cuerpos y de emanar normas relativas a la conservación de las cenizas en el caso de la cremación”.
Dice que lo anterior es para contrarrestar «ideas nuevas contrarias a la fe de la Iglesia” que surgieron desde 1963, como las del New Age de que la muerte es una «fusión” con la Madre Naturaleza y el universo o una «liberación definitiva” de las ataduras del cuerpo.