México (Agencias).- Durante los últimos cuatro años, Raúl Cervantes Andrade ha ocupado espacios clave en la política nacional. En la lista está haber encabezado el área jurídica del PRI, haber presidido el Senado y ahora, dirigirá la Procuraduría General de la República (PGR).

Además, Raúl Cervantes es primo del ex comisionado de seguridad en Michoacán y actual titular de la Conade, el polémico Alfredo Castillo Cervantes. Ambos, son de los hombres más cercanos al presidente Enrique Peña Nieto.

Doctor en Derecho por la Universidad Panamericana, Cervantes Andrade se incorporó a las filas del PRI de manera oficial en 1997. Para 2003, se convirtió en coordinador jurídico del partido y nueve años después, tras los comicios de 2012 para presidente de la República —en los que fue candidato Peña Nieto—, se encargó de la defensa del tricolor ante las denuncias que presentaron el PAN y el PRD por posible rebase en el tope de gastos de campaña y lavado de dinero.

En lo que se conocería como el caso Monex y consistió en el reparto de 50.5 millones de pesos a través de tarjetas de esa institución financiera, el equipo legal comandado por Cervantes alegó que la distribución de los plásticos formó parte de las acciones del PRI para desplegar sus campañas, y que todo se llevó a cabo «con apego a la ley».

En materia legislativa, Cervantes ha sido diputado federal en dos ocasiones, en 2000 y en 2006. Como tal, en San Lázaro ha tenido participación en las comisiones de Transportes, Puntos Constitucionales, de Distrito Federal (ahora Ciudad de México), de Justicia y de Seguridad Pública.

En 2012, a la par que defendía al PRI de las acusaciones en su contra, asumió un escaño plurinominal como senador. Ya en la Cámara alta, fue presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, donde le tocó dirigir la discusión de algunas de las principales iniciativas de reforma de Peña Nieto, como la educativa y la energética.

Dentro de ese contexto, también formó parte del Consejo Rector del Pacto por México, el acuerdo político que dio cauce a las reformas estructurales aprobadas por el Congreso entre 2012 y 2013. Además, entre finales de 2013 y finales de 2014, fue presidente del Senado.

En el plano personal, en 2005 estuvo casado con la empresaria Angélica Fuentes quien, en una entrevista con la revista Vanity Fair, lo acusó de violencia intrafamiliar. El enlace duró poco, pues se separaron meses después de contraer matrimonio.